Anunciantes

Mercadona aumentará su facturación este año

Mercadona elevará sus ventas entre un 5% y un 6% este año

Juan Roig, presidente de Mercadona, explicó lo que le hace estar orgulloso de ser empresario, y los errores que ha cometido y ha podido rectificar.

Juan Roig, presidente de Mercadona, pronunció ayer una conferencia en el XXI Congreso Nacional del Instituto de la Empresa Familiar (IEF) titulada "El orgullo de ser empresario". En ella, estuvo muy acorde con la audiencia de casi 600 personas que ocuparon el Palacio de Congresos de Valencia, aprovechando su intervención para explicar la evolución de Mercadona, que emplea a 84.000 personas y supera las 1.600 tiendas. En cuanto a las ventas de la compañía el año pasado, Roig señaló que fueron de 22.915 millones de euros, y avanzó que, tal como avanza el ejercicio, este año la facturación crecerá entre un 5% y un 6%.

Por otro lado, el presidente y máximo accionista de Mercadona habló de cómo las empresas nacen de "un sueño" y de cómo este se va rectificando, ya que se cometen equivocaciones y "muchas veces toca cambiar de chaqueta". Así, enumeró siete errores que han cometido, ya que "no hay ningún libro que te diga cómo se hace una empresa; cada empresario debe escribir su libro".

En primer lugar, "hasta los años 90, tratamos a los trabajadores como si fueran manos". A continuación, explicó que "un ser humano se compone de manos, cerebro y corazón. Las manos son el esfuerzo físico, el celebro es el esfuerzo mental y el corazón es la pasión". Por ello, decidieron hacer contratos indefinidos a toda la plantilla, para poder atender a las tres partes de sus empleados.

Otro tema en el que se equivocó fue en el de intentar vender fruta pelada, "no se puede", afirmó, "la manzana no se puede vender pelada, lo intentamos y fracasamos". Además, reconoció que hubo errores al tratar de vender los productos frescos con la misma estrategia que los secos.

Roig también señaló que se dieron cuenta de que sus tiendas estaban obsoletas, y por eso decidieron renovarlas todas progresivamente, en un plan que se inició hace casi dos años y que aún se está completando. Asimismo, también reseñó la falta de agilidad en las decisiones, que propició un cambio de estructura en el departamento, que se desdobló.

El sexto error lo denominó "informática boñigo", que hizo que la empresa tuviera que destinar una importante inversión a cambiar su tecnología. Por último, Roig explicó que cambió de opinión en cuanto a la digitalización y la venta online: "dije que no creía en la venta online porque perdía dinero, pero cambié de opinión y decidí apostar por ella". Y es que, según Roig, en cuatro o cinco años Mercadona será "admirada" por su modelo de digitalización, que ya aplica en Valencia y próximamente lo hará Madrid y otras ciudades españolas.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir