Anunciantes

Mercadona, el "con o sin cebolla" de los supermercados

Mercadona, el "con o sin cebolla" de los supermercadosEn nuestro país hay ciertos asuntos que generan un dilema social de alto voltaje y uno de ellos es: La tortilla, ¿con o sin cebolla?

Se trata de un debate que viene desde mucho tiempo atrás y que, sin duda, no llegará a resolverse nunca. No obstante, aunque lo sabemos, no hay persona que se resista a entrar en esta controversia aportando su visión del asunto.

Pero, en un país de amores y odios a partes iguales como España, en los últimos tiempos ha ganado terreno una nueva discusión y, esta vez gira en torno a una marca.

Se trata de la cadena de supermercados valenciana Mercadona, cuya estrategia comercial le ha valido fieles defensores pero también grandes detractores.

Para unos la innovación, sus productos únicos y la calidad de su marca blanca a precios razonables es lo que marca la diferencia con respecto al resto de superficies.

Sin embargo, hay quien cree que solamente se trata de una buena gestión de la imagen de marca y que no todo es tan bonito como parece en la compañía.

El trato a sus empleados, la exclusión de numerosas marcas para primar su propio producto Hacendado, que representa el 57,6% de su oferta total, o la falta de una modalidad de compra online digna del sigo XXI son algunos de los factores que motivan el rechazo de los detractores.

Lo que es irrefutable son las cifras que obtiene. Al margen de filias y fobias, Mercadona ha conseguido hacerse con el 30% del mercado de productos envasados y a hacer comprador a 1 de cada 10 consumidores.

Y su clave se reduce a un único elemento: centrarse en el consumidor. Mucho se habla en el sector marketeros sobre la importancia de ofrecer a la audiencia una experiencia única, adaptada a sus necesidades y Mercadona ha sabido aplicar esta estrategia como nadie.

Lo ha hecho empezando desde dentro, desde sus empleados entre los que crea una cultura y un compromiso que, proyecta hacia fuera y que gustan a los compradores.

Han sabido entender al consumidor antes que ningún otro supermercado y ofrecerle lo que quiere con rapidez. En tiempos de crisis rebajó sus precios un 15% y la compañía de Roig se apunta a las modas como nadie. Alimentos como el kale, la chía, la quinoa y demás alimentos que boga, han ocupado los estantes de sus establecimientos en pleno boom de la demanda.

Además, trabaja ya no solo en mejorar su web para ofrecer un moderno y completo servicio de compra online sino también en la remodelación de sus tiendas físicas que se dirigen hacia un modelo eficiente tanto en el diseño como en la funcionalidad.

Así, esta experiencia del consumidor comienza mucho antes de que el comprador pise la tienda y termina mucho después de que la haya abandonada.

De hecho, no termina, pues Mercadona mantiene una monitorización constante del comportamiento del consumidor y del mercado que le permite adelantarse a sus competidores y mantenerse en el top of mind de los consumidores.

Y es que, el servicio al cliente post venta ha sido una de las obsesiones de la compañía ofreciendo una atención minuciosa para asegurar la satisfacción del cliente con sus productos.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir