líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Entrevista a Kerman Romeo (KFC)

"Cada vez es más difícil encontrar marcas valientes y por eso hay que celebrar las que lo son", K. Romeo (KFC)

Ana Mora

Escrito por Ana Mora

"Invitaría a todo el mundo a que dejara el miedo de lado y que celebrásemos el buen trabajo que hace el resto, aunque sean otras marcas de la competencia", declara Kerman Romeo (KFC).

Cuando se trata de construir una marca es complicado encontrar la mezcla perfecta de cara a que todas las piezas encajen y se puedan ir construyendo las diferentes habitaciones por las que podrá pasarse el consumidor. KFC es ejemplo de una de esas empresas que han conseguido un aglomerante eficaz y llamativo.

De hecho, con 9 candidaturas, es el anunciante con más casos finalistas en las diferentes categorías de los Premios a la Eficacia, que desvelará los galardones el 27 de octubre. Desde MarketingDirecto.com hemos querido hablar con su Head of Fame & Media Effectiveness, Kerman Romeo, para averiguar cuál es el ingrediente secreto de su cemento.

«La base sobre la que se asienta la construcción de la marca KFC en España son las conversaciones. Es una marca súper cercana a la gente, que empezó con las redes sociales como primer punto de contacto a través del cual establecer esa conversación. Y a partir de ahí ha ido extendiendo una forma de hablar muy cercana, muy honesta y muy humana. Nosotros queremos hablar como habla la gente y no como nos gustaría que la gente hablase», comienza a explicar el profesional.

A continuación, resalta que la escucha es importante, para «poder dar soluciones creativas que hagan que la marca sea mucho más empática». «El éxito de KFC se está cimentando precisamente en eso, en ser una marca construida por y para la gente», agrega.

Si no puedes visualizar correctamente el vídeo embedded, haz clic aquí

Las dificultades que encuentra KFC para construir su marca

En cuanto a las dificultades que se encuentran en el camino, señala dos. La primera de ellas es la consistencia. «Cuando haces tantas cosas de forma tan continuada, una marca como la nuestra que se construye hablando 365 días al año, con un montón de activaciones y que no se fundamenta únicamente en spots sino que cada punto de contacto es una oportunidad para ser creativo, ser consistente es uno de los grandes retos», comenta.

Por otro lado, apunta al miedo y la incertidumbre, ya que «la estrategia de KFC es súper variable». «Con nuestra estrategia, que es arriesgada y en algunos puntos puede ir al límite, creo que tenemos que enfrentarnos al miedo que da lanzar cosas y que se puedan dar la vuelta», anota.

«Hay una línea muy delgada que separa lo brillante de lo que se cae por un precipicio. Creo que en KFC hemos sido capaces de estar siempre del lado correcto, pero para eso se necesita muchísima valentía. El equipo de KFC está lleno de gente con muchísimo valor», concluye en este sentido.

El miedo a ser valientes y cómo combatirlo

«A mí realmente lo que me asusta es que la marca piense desapercibida. Creo que en el marketing actual es muy fácil ocultarse tras una montaña de acciones sin aristas, cuando lo bonito para conectar con la gente es que las marcas tengan filo, tengan punta o que hagan cosas que estén, si no en el límite, que toquen algunos temas considerados tabúes», indica Kerman.

El experto de KFC señala más adelante que hay que intentar que ese miedo no paralice, pero tampoco no tenerlo, puesto que es un indicador para estar alerta y «cuidar los detalles y que no se escape nada».

Siguiendo esta línea, opina que «en los últimos tiempos cuesta cada vez más el arriesgarse». «Cada vez es más difícil encontrar marcas valientes y por eso hay que celebrar las que lo son. En España, hay marcas que no son tan valientes, pero hay muchas que sí lo son, y es labor de esta industria celebrar a las marcas que se atreven», apunta.

«Creo que lo políticamente correcto, los tabúes que se van creando con el paso del tiempo, el peso de las redes sociales y la capacidad de juzgarnos (que es mucho mayor a la que podía haber hace 10 o 15 años) están contribuyendo, de alguna manera, de forma muy positiva en algunos casos, pero en el caso del miedo lo está acentuando», insiste.

De hecho, Kerman apunta al propio miedo como el muro más complicado de derribar para llegar a los consumidores y usuarios. También los cambios constantes de los equipos y la impaciencia. Así profundiza en este último factor: «La sociedad y las marcas cada vez somos más impacientes. No tenemos que olvidarnos de que el marketing tiene que ayudarnos a construir resultados, pero es una herramienta que funciona especialmente en el medio-largo plazo«.

El futuro del sector que le gustaría ver a Kerman Romeo

Si Kerman pudiera prever el futuro, estas son las dos tendencias que le gustaría que se hubieran instalado como tendencia:

«Como industria, me encantaría que nos liberásemos de los temores y que disfrutáramos del tiempo que nos toca trabajar como expertos en marketing o en publicidad. Es corto el paso que tenemos las personas que trabajamos en creatividad, pero muchas las oportunidades de hacer cosas que hagan trascender a las marcas.

Yo no desperdiciaría esa oportunidad: invitaría a todo el mundo a que dejara el miedo de lado y que celebrásemos el buen trabajo que hace el resto, aunque sean otras marcas de la competencia. A mí me encanta lo que hace Burger King, McDonald’s, Domino’s Pizza y lo celebro sin ningún pudor porque hace avanzar a esta industria.

Como marca, me gustaría que KFC siguiera muy conectado a la realidad y escuchando a las nuevas generaciones de forma clara, que hablásemos para ellos. Hay que lograr aspiracionales y también creíbles y honestos: me encantaría que eso fuese tendencia».

Temas

KFC

 

El divertido evento de Red Bull "Autos Locos" desafía la gravedad en MadridAnteriorSigueinte¿Fue la recuperación un espejismo? La generación de nuevo negocio vuelve a languidecer en las agencias

Contenido patrocinado