Anunciantes

Visitamos la tienda de M&M's en Nueva York

M&M's, experiencia de usuario recubierta de una deliciosa capa de dulce branding

¿Es un amante del chocolate? Entonces debería prestar atención porque lo que vamos a contarle (y mostrarle) a través de estas líneas conseguirá que se le haga la boca agua. Nuestra historia comienza a tan solo unos minutos de la popular Times Square. Una historia de conocimiento real de las necesidades del consumidor y cuál es la experiencia que este demanda a las marcas.

MarketingDirecto.com ha puesto rumbo a la ciudad de Nueva York para asistir al New York Summit 2017. Un evento en el que el talento hispano, las ideas globales y el desarrollo personal y profesional son los pilares fundamentales.

Un viaje que ha coincidido con una de las fechas más señaladas en el calendario a nivel global. Hablamos del Black Friday. Una jornada que se ha convertido ya en toda una tradición tanto dentro como fuera de los Estados Unidos y que da el pistoletazo de salida a la temporada de compras de Navidad.

Un periodo en el que las compañías y sus marcas pujan por la atención y el bolsillo de la cada vez más esquiva atención de los consumidores. Una tarea que tratan de desempeñar con interesantes ofertas, descuentos y promociones.

Pero hay que ir más allá. El nuevo consumidor, nacido de la expansión de internet, la multiplicación de canales y plataformas y el desarrollo de las últimas innovaciones tecnológicas, no quiere que le vendan. Únicamente busca comprar, ser sorprendido y vivir experiencias memorables.

Una teoría que las marcas parecen tener claro pero que son pocas las que consiguen llevarlo a la práctica.

Este medio ha tenido que cruzar todo un océano para encontrar un ejemplo del que todos deberían aprender. Hablamos de la tienda de M&M’s ubicada en Nueva York.

En nuestro recorrido por la ciudad durante el Black Friday nos hemos encontrado con multitud de tiendas. Todas con sus correspondientes descuentos y ofertas, pero ha sido esta la que realmente ha conseguido despertar nuestro interés marketero.

Basta con echar un rápido vistazo a las instalaciones para ser testigos de esta oda a la experiencia del consumidor. El producto es el auténtico protagonista, pero de una manera que no invade ni intimida al potencial consumidor.

Estamos ante tres plantas que nos dejan claro el éxito de la marca. Han conseguido crear todo un ecosistema en base a algo tan sencillo (y delicioso) como su producto.

No se venden únicamente los M&M’s sino que estos protagonizan toda una oferta de productos de merchandising y servicios que hacen de la compra toda una experiencia y de la tienda una visita obligada.

La tecnología está presente desde la misma puerta de entrada. El edificio, completamente acristalado, cuenta con una gran pantalla en la que se muestran constantemente anuncios y vídeos protagonizados por los divertidos M&M’s.

Una vez en su interior el color lo inunda todo. El consumidor puede encontrar prácticamente cualquier objeto que imagine customizado bajo el estilo de la marca.

Muchas son las marcas que presumen de ser pioneras en experiencia del consumidor. Se les llena la boca hablando de nuevas tecnologías y ofertas que, en realidad, poco o nada tienen que ver con los intereses reales del consumidor de la calle.

En el fondo, menos es más. Hay que abogar por la sencillez. Hacer del producto el único protagonista construyendo un ecosistema que transmita al consumidor que lo único que quiere su marca es que disfrute.

Disfrute en primer lugar de toda una experiencia y, si esta le ha convencido, entonces es el momento de hablar de negocio. Y esto es algo que M&M’s ha conseguido y que se merecía este aplauso en formato reportaje.

No se pierda todas las imágenes de nuestra visita en la siguiente galería:

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir