líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Anunciantes

Por cada mascarilla vendida, se donará otra mascarilla a un niño en situación de vulnerabilidad

Mujeres refugiadas confeccionan mascarillas solidarias para mejorar sus condiciones de vida y ayudar a los niños en situación de vulnerabilidad

La ONG española URDA Spain, pone en marcha el programa "Mascarillas refugiARTE", una iniciativa solidaria basada en modelos de economía circular

mascarillas solidarias

La ONG URDA Spain ha puesto en marcha el programa «Mascarillas refugiARTE” una iniciativa que tiene como objetivo ayudar a mujeres refugiadas a mejorar sus condiciones de vida en España.

Desde la ONG aseguran que la actual crisis global por la pandemia de COVID-19 ha golpeado con especial dureza al colectivo de personas refugiadas. «A los traumas vividos al verse obligadas a abandonar su hogar y a su familia, se une la complicada situación económica que estamos atravesando. Para muchas de estas mujeres, refugiadas de la guerra de Siria, su único ingreso proviene de los artículos que confeccionan como las mascarillas. Unas mascarillas que tienen un triple beneficio: protegernos del coronavirus, empoderar laboralmente a las mujeres refugiadas que las confeccionan y ayudar a niños en situación de vulnerabilidad, ya que por cada mascarilla vendida se donará otra a un niño que la necesite», explica Pablo Cerezal, portavoz de URDA Spain.

Basándose en los modelos de economía circular, estas mujeres son beneficiarias del programa de URDA Spain refugiARTE SOSTENIBLE, mediante el cual reciclan bolsas de plástico usadas para tejer bolsos, monederos, portalápices, broches y un largo etcétera. Ahora, a raíz de la pandemia por el coronavirus, trabajan confeccionando mascarillas para prevenir el coronavirus, 500 de las cuales ya fueron donadas a la Policía Nacional para su distribución entre colectivos vulnerables.

Mascarillas solidarias y a la moda

Amneh, Zoralla, Rama y Rachida llegaron hace cuatro años a España huyendo de la guerra en Siria. A pesar de todo el dolor acarreado y de las dificultades para rehacer su vida lejos de su hogar, estas mujeres cosen cada día para mejorar sus condiciones de vida en el país que las acoge. La retribución que logran con la venta de las mascarillas es, en la mayoría de las ocasiones, el único ingreso del núcleo familiar.

Las mascarillas que confeccionan están realizadas de forma artesanal con algodón 100%, doble capa con apertura interior para poder cambiar de forma sencilla el filtro y, además al ser lavables, se pueden reutilizar. Sus bonitos y frescos diseños hacen de ellas un complemento más para el día a día en la nueva realidad tras el confinamiento.

Las mascarillas se pueden adquirir a través de la web tanto por particulares como por empresas. En el caso de las empresas, estas pueden diseñar sus propios modelos incluyendo el logotipo o el lema de la compañía. «Las mascarillas, no solo ayudan a las mujeres refugiadas y a sus familias, también mejoran la vida de los niños en situación precaria y a la vez nos protegen del COVID-19», afirman desde URDA Spain.

Nota de prensa

El impacto del COVID-19 en el comportamiento y las emociones de los consumidoresAnteriorSigueinteCatalana Occidente lanza la campaña "Las cosas que descubrimos"

Noticias recomendadas