Anunciantes

Dentro de su compromiso para que el 100% de sus envases sean reciclables o reutilizables en 2025

Nestlé invertirá 1.800 millones de euros para liderar el uso de plásticos reciclados en el envasado de alimentos

El grupo suizo apostará por crear un mercado de plástico reciclado para la industria, invirtiendo en investigación a través del Instituto Nestlé de Ciencias del Embalaje, y en startups pioneras en envasado sostenible

Nestlé plásticos

Nestlé ha anunciado recientemente que realizará una fuerte inversión, cercana a los 1.800 millones de euros, para reimpulsar y liderar el cambio de plásticos vírgenes a plásticos reciclados relacionados con productos alimenticios, envases, envoltorios, etc. Además, con este movimiento la compañía buscará acelerar el desarrollo de soluciones innovadoras de reciclado y envasado sostenible.

La multinacional asegura que el 100% de sus envases serán reciclables o reutilizables sobre 2025, tal y como anticiparon en 2018 tras anunciar dicho compromiso. Partiendo de esta premisa, su objetivo será reducir el uso de plásticos vírgenes en un tercio en ese mismo periodo, al mismo tiempo que trabaja con otros agentes para fomentar el avance de la economía circular. Todo ello orientado a mantener limpios de plásticos los océanos, lagos y ríos.

Desde el grupo aseguran que "la calidad y seguridad de los alimentos son una prioridad y el packaging juega un papel importante para garantizarlas. La mayoría de los plásticos reciclados tienen dificultad para ser reutilizados como envases alimentarios, por lo que la cantidad disponible de plástico reciclado para uso alimentario es limitada".

Nestlé tiene la premisa de crear un mercado de plástico reciclado apto para la industria, lo que ha llevado a la compañía a adquirir todos estos compromisos medioambientales, entre los que también destaca su intención de obtener hasta 2 millones de toneladas de plásticos reciclados para alimentos. De hecho, ha asignado una partida de 1.350 millones de euros para pagar una prima por estos materiales hasta 2025. El gigante suizo afirma, además, que intentará identificar eficiencias operativas para compensar esta iniciativa, de forma que no tenga un impacto negativo en su cuenta de resultados.

plásticos en océanos

La clave es la innovación en los envases, incluyendo nuevos materiales, sistemas de recarga y soluciones de reciclaje, que suponen otro desafío vital en el camino hacia un futuro libre de residuos plásticos. La compañía llevará a cabo una importante investigación a través del Instituto Nestlé de Ciencias del Embalaje, mientras lanza un fondo de capital riesgo de 225 millones de euros para invertir en startups que estén centradas en buscar soluciones de envasado sostenible.

"Estas dos iniciativas se suman a los esfuerzos continuos de Nestlé en investigación, abastecimiento y fabricación de envases reciclables o reutilizables y contribuyen a su objetivo de lograr cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para 2050", explican dentro de la empresa. Mark Schneider, consejero delegado de Nestlé, asevera de hecho que "ningún plástico debería terminar en el vertedero o en la basura".

Además, el directivo señala que "hacer que los plásticos reciclados sean seguros para los alimentos es un enorme desafío para nuestra industria. Es por eso que además de minimizar el uso de plásticos y recoger residuos, queremos cerrar el ciclo y hacer que más plásticos sean infinitamente reciclables. Estamos dando grandes pasos para crear un mercado más amplio de plásticos reciclados aptos para la alimentación e impulsar la innovación en la industria del embalaje. Damos la bienvenida a otros agentes para que se unan a nosotros en este viaje".

En España, la importancia de la industria de Nestlé es notable. La empresa instaló su primera fábrica en Cantabria hace más de un siglo, en 1905, y en la actualidad cuenta con 10 centros de producción distribuidos entre 5 Comunidades Autónomas. En total, un 56% de su producción española es destinada a la exportación, principalmente a países de Europa. El grupo, además, cerró el año con una facturación general de 1.930 millones de euros, y un plantilla media de 4.130 trabajadores, por lo que su compromiso medioambiental se antoja muy necesario para el devenir de nuestro planeta.

Te recomendamos

Coronavirus

LiveMD

Outbrain

Podcast

FOA

Compartir