Anunciantes

Netflix está cambiando las bases de la industria del entretenimiento

Netflix reduce la distancia entre las plataformas digitales y los gigantes de Hollywood

"A ciegas", la última película original de Netflix ha sido vista por 45 millones de usuarios en una semana.

a_ciegas_netflixNetflix está dispuesto a erigirse como un fuerte competidor para la industria del séptimo arte en Hollywood.

Un objetivo que ha quedado demostrado con el estreno de la última película de la plataforma de contenidos en streaming.

Hablamos de A ciegas (Bird Box en inglés). Un film postapocalíptico protagonizado por Sandra Bullock que en siete días ha sido por visto por 45 millones de usuarios.

Cifra que le ha valido a la película para convertirse en el mejor estreno de una película original de Netflix.

La plataforma cuenta actualmente con 137 millones de usuarios y hay que tener en cuenta que la cifra de visionados podría ser incluso mayor ya que muchos de estos comparten las cuentas con sus familiares y amigos.

La estrategia de Netflix

El éxito cosechado por series como Narcos o House of Cards ha dejado claro que Netflix es un competidor a tener en cuenta por el mundo de la televisión. Pero también quiere serlo para el cine.

En 2017 Netflix contrató a Scott Stuber, ex vicepresidente de Universal Pictures para dirigir su división cinematográfica.

Tal y como informan en Expansión, este departamento tiene como meta estrenar 55 películas originales a lo largo de 2019.

Una cifra que podría verse incrementada hasta las 90 si se tienen en cuenta las películas de animación o los documentales.

Cifras que distan de las 40 producciones estrenadas el pasado año por Universal Pictures.

Reconocimiento más allá de los usuarios

Netflix no solo busca con estrategia ofrecer a sus usuarios un catálogo de contenidos de calidad y renovado de forma constante. Quiere el reconocimiento de la crítica.

Grandes nombres de Hollywood como Michael Bay, Guillermo del Toro o Martin Scorsese rubrican proyectos para la plataforma de streaming.

Roma, producción del director mexicano Alfonso Cuarón estrenada en Netflix, ha conseguido hacerse con dos Globos de Oro.

¿Está en peligro el cine?

Una cuestión que muchos comienzan a plantearse ante el avance de plataformas de contenidos en streaming como Netflix.

“Ver una película en Netflix no requiere desplazarse del hogar, no obliga a los espectadores a ir al cine”, explica en Expansión Elena Neira, consultora audiovisual y autora del libro La otra pantalla, redes sociales, móviles y la nueva televisión.

“Esto hace que las inversiones en marketing que tiene que hacer para dar notoriedad a sus contenidos sean mucho menores que las de un estudio. Basta con informar a su enorme comunidad de usuarios a través de una notificación en el móvil o una newsletter para que millones de personas conozcan sus estrenos”.

Una estrategia cada vez más agresiva

La base de usuarios de Netflix no cesa en su crecimiento. Situación que obliga a la plataforma a generar una mayor cantidad de contenidos.

Hecho que se traduce en una estrategia agresiva en el negocio audiovisual.

En 2018 Netflix destinó más de 7.000 millones de euros para la producción de series y películas a nivel global.

Este dinero procede de las cuotas de sus suscriptores por lo que un contenido será rentable siempre que consiga fidelizar a usuarios y sea capaz de atraer a nuevos suscriptores.

El modelo de negocio de Hollywood

Las grandes compañías creadoras de contenidos de la meca del cine no pueden seguir un modelo de negocio como el de Netflix.

Para Warner Bros o Paramount resulta imposible crear 90 películas al año por una razón tan simple como que no cuentan con financiación para lograr no solo este objetivo, sino además hacer frente a los costes de promoción y distribución que supondría.

“La película empieza a darle dinero al estudio cuando lleva un tiempo en los cines. El problema es que pocas películas duran más de dos o tres semanas en cartelera”, señala Neira.

Otro de los inconvenientes para las Majors son los distribuidores. Cuanto más tiempo permanezca en los cines una película más porcentaje de los ingresos obtenidos se destinarán a la distribuidora. Un problema al que Netflix no tiene que hacer frente.

La consolidación de un nuevo mercado

La industria del cine no puede seguir el ritmo de unas plataformas que están modificando las bases de la creación de contenidos.

Y esto se está percibiendo en los últimos movimientos que estamos viendo en el sector.

Nos referimos a la compra de Time Warner, propietaria de HBO, por parte de AT&T o la adquisición de 21st Century Fox por parte de Disney.

Ahora la pregunta que surge es si el éxito cosechado por A ciegas va a convertirse en la tónica para Netflix.

Aún es pronto para saberlo, pero de lo que no cabe duda es de que los gigantes tradicionales del entretenimiento están preocupados por la irrupción de los nuevos actores digitales.

Te recomendamos

Outbrain

MKD

A3media

T2O

Compartir