Anunciantes

Mientras las mujeres deportistas dan el pecho, Nike les da la espalda

Nike aúpa a las mujeres en el deporte pero no en el embarazo

Las reputación de Nike se ha visto seriamente comprometida tras la denuncia de la atleta Allyson Felix que ha dejado al descubierto la discriminación salarial que sufren las deportistas por parte de la marca cuando se quedan embarazadas.

allyson felixSi, por un lado, Nike ha sido el ejemplo más claro de buena publicidad con poderosos mensajes que evidenciaban la clara postura de la marca contra el racismo o de apoyo a la mujer deportista, por otro, la compañía no cumple lo que promete.

Alabada por la campaña protagonizada por Serena Williams en la que destacaban su capacidad de superación al quedarse embarazada, atravesar un parto complicado y recuperarse para volver no solo a las pistas, sino al número uno, la marca ha echado por tierra todos sus esfuerzos de comunicación por una política de patrocinio discriminatoria.

Después de que Alysia Montaño destapase las prácticas de Nike, la atleta Allyson Felix, que cuenta en su haber con 6 oros olímpicos, se ha sumado a la denuncia contando, en The New York Times, su propia historia y criticando la reducción de hasta el 70% de la cuantía de su patrocinio deportivo desde que se quedó embarazada en el año 2018.

Aunque la cifra del nuevo acuerdo supuso una decepción, Felix estaba dispuesta a aceptarlo si la marca se comprometía a mantener el salario intacto incluso si su rendimiento se resentía durante el postparto. La propuesta no prosperó.

Pero la atleta no ha sido la única en denunciar esta desprotección de la marca hacia la mujer, a la que aúpa cuando su prioridad es el deporte, pero no cuando la maternidad se cruza en el camino.

Una docena de mujeres deportistas se han sumado a la queja dando visibilidad a un problema que ha llegado al Congreso de Estados Unidos y que ha provocado la respuesta de Nike. La compañía se ha comprometido a establecer salarios estándar para las deportistas durante sus embarazos aunque, para creerlo, primero hay que verlo.

Aunque Nike no es la única empresa cuyas reglas, tal y como señala Felix, “están hechas por hombres”, sí sorprende la incoherencia entre sus mensajes públicos y sus actos en privado que suponen una puñalada a su reputación.

No podían ser menores las consecuencias de dar la espalda a las mujeres mientras estas dan el pecho.

[fbcomments]
Te recomendamos

Cannes

Outbrain

el sol

A3media

FOA

Compartir