Anunciantes

Nike o cómo ganar el Oscar al mejor product placement gastando (casi) cero euros

Junto con Moonlight, ganadora con gazapo de por medio del Oscar a la mejor película, una de las grandes triunfadoras de la 89ª edición de los Oscar fue una marca, Nike, que había invertido a priori cero euros en lucir palmito en la gran cita cinematográfica del año.

Nike hizo una breve aparición en la última gala de los Oscar, pero gracias a su efímera (pero certera) puesta en escena, la célebre marca deportiva estadounidense se habría embolsado el equivalente a 583.000 dólares en publicidad, según la consultora Apex Marketing Group.

Pero, ¿cómo consiguió Nike semejante milagro? El responsable del milagro fue en realidad el actor Seth Rogen. Tras protagonizar un vídeo (previamente grabado) en el que bueno de Rogen aseguraba que la mítica película Regreso al futuro era para él “el punto de referencia del cine clásico”, el intérprete irrumpió en el escenario (acompañado de Michael J. Fox) a bordo de un DeLorean. Y lo hizo portando orgulloso en sus pies las “mágicas” zapatillas que Marty McFly lucía en la segunda parte de Regreso al futuro.

Esas zapatillas, con las que muchos jóvenes han soñado durante décadas, se hicieron realidad a finales de 2016, cuando Nike lanzó una edición limitada del icónico calzado (capaz de ajustarse automáticamente).

Durante el tiempo que Rogen y Fox permanecieron en el escenario de la 89ª edición de los Oscar, las cámaras fijaron su mirada en un par de ocasiones en las zapatillas del primer actor. Y gracias a ello Nike habría conseguido, según Apex Marketing Group, una exposición publicitaria valorada en más de 500.000 de dólares.

Para calcular esta cifra, Apex Marketing Group tomó como referencia los 2,5 millones de dólares que ABC, la cadena que retransmitió la gala, cobró a las marcas que se anunciaron con spots de 30 segundos de duración en el transcurso del evento.

Tal y como señala Eric Smallwood, presidente de Apex Marketing Group, en declaraciones a Quartz, la presencia (absolutamente estelar) de Nike en los Oscar no difiere demasiado de las tradicionales acciones de product placement. Con una única diferencia, eso sí: que las acciones de product placement son habitualmente pagadas (con miles y millones de dólares). Y Nike, más allá de suministrar sus zapatillas al actor Seth Rogen, no habría pagado un euro por “colarse” en los Oscar (y ganar de paso la estatuilla al mejor product placement).

Te recomendamos

FOA

Youtube

A3media

México

Compartir