líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Nike siembra la polémica con sus escuetos uniformes femeninos para las Olimpiadas

¿Las Olimpiadas o Los vigilantes de la playa? Nike siembra la duda con sus escuetos uniformes olímpicos

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Algunas atletas han cargado duramente contras los uniformes femeninos de Nike y los han tildado de "absurdos" e "irrespetuosos".

Extraordinariamente escuetos y para colmo de males de color rosa. Nike ha destapado la caja de los truenos con la presentación de los uniformes femeninos para el equipo estadounidense de atletismo de cara a los Juegos Olímpicos de París. La controversia emanada de tales uniformes ha sido tal que algunas atletas femeninas, las mismas que los lucirán el próximo verano en la Ciudad de la Luz, han cargado duramente contra ellos y los han tildado de «absurdos» e «irrespetuosos».

Hace unos días Nike levantó el telón en París de los uniformes del equipo estadounidense de atletismo en los próximos Juegos Olímpicos. Y lo que parecía a bote pronto una inocente presentación ha terminado revolviéndose contra la firma deportiva, que ha tenido que bregar con estruendosas acusaciones de sexismo a cuenta del controvertido diseño de los uniformes femeninos para el equipo de atletismo. Mientras el uniforme masculino consiste en una camiseta de comprensión y unos «shorts» a medio muslo, el uniforme que lucirán las atletas estadounidenses en París es un «body» de color rosa que deja totalmente al descubierto las ingles de las deportistas.

Los uniformes han sido comparados con los bañadores de la serie Los vigilantes de la playa

El diseño de los uniformes femeninos ha levantado una auténtica polvareda de críticas en las redes sociales y también en los medios de comunicación, que han incidido repetidamente en que las prendas resultan excesivamente reveladoras. The Wall Street Journal ha comparado incluso el «body» de las deportistas del equipo femenino de atletismo con los bañadores que lucían las actrices en Los vigilantes de la playa.

Lauren Fleshman, exatleta estadounidense y autora de libro Good For a Girl: A Woman Running in a Man’s World, ha calificado el uniforme femenino de «absurdo» e «irrespetuoso». «Los uniformes de las atletas deberían estar al servicio de su propio rendimiento, tanto en el plano mental como físico», dice Fleshman en un post para Instagram. «Si este uniforme redundara de verdad en el rendimiento de los atletas, los hombres también lo llevarían», argumenta.

Por su parte, la corredora de vallas Queen Harrison-Claye ha sugerido de manera irónica que el equipo femenino de atletismo debería ser patrocinado en París por la cadena de salones de depilación European Wax Center (en clara referencia a lo revelador que resulta el uniforme de la discordia).

Collen Quigley, que tomó parte en los Juegos Olímpicos de 2016, ha bromeado asegurando que esperaba sumarse este año al equipo olímpico hasta que vio (presumiblemente espantada) el uniforme oficial que debía enfundarse.

La atleta paralímpica Femita Ayanbeku se ha referido, por otra parte, a los uniformes olímpicos del equipo femenino de atletismo con una frase tan breve con contundente: «Esto es claramente una broma».

Los uniformes han desatado también en todo caso unos cuantos comentarios positivos por parte de algunas atletas. La pertiguista Katie Moon ha asegurado, por ejemplo, en X que el «body» no merece en modo alguno las duras críticas que ha recibido. Moon ha enfatizado asimismo que el debate sexista que ha propiciado diseño de los uniformes es potencialmente problemático para aquellas atletas que, pese a la polémica, deciden portar las prendas.

¿Alientan el sexismo las críticas bienintencionadas contra los uniformes?

Y es que, aunque las críticas se hagan con la mejor de las intenciones, tales críticas son eventualmente también un ataque contra «nuestra decisión como mujeres de llevar esos uniformes». La pertiguista ha puntualizado además que las atletas femeninas tienen la potestad, si así lo desean, de lucir los uniformes masculinos. «Y que alguien piense de verdad en los que son probablemente los días más importantes de nuestra carrera deportiva elegimos llevar aquello que complace mirar a los hombres» en lugar de prensas que espolean el rendimiento y la confianza es «bastante insultante».

También Lauren Fleshman, inicialmente muy crítica con los uniformes, ha terminado en último término admitiendo que el «body» que tanto a soliviantado a algunos no es la única opción para las atletas de cara a los Juegos Olímpicos de París. Así y todo, sí es cierto es que esa prenda es «la joya de la corona» de colección. «No se trata de modestia. Se trata de respeto. Y este uniforme no debería ser ni siquiera una opción», recalca.

Por otra parte, USA Track & Field (USATF), el máximo órgano rector del atletismo en Estados Unidos, ha querido hacer hincapié que los «outfits» revelados hace unos días por Nike son solo dos de las decenas de prendas con las que los que las atletas podrán competir en París. Además, tanto Nike como USATF consultaron en todo momento a las atletas durante el proceso de desarrollo de los uniformes, asegura este organismo.

Newsletter ¡Suscríbete a nuestra newsletter! WhatsApp Sigue a MarketingDirecto.com en WhatsApp

 

#cdec2024: MarketingDirecto.com se corona como el perfil más activo en XAnteriorSigueinte"Barbiecue", la salsa de Heinz con Mattel que trae la Barbiemanía al sector de la alimentación

Contenido patrocinado