Anunciantes

Nivea, un poco más cerca de ser "dueña y señora" de su mítico color azul en su batalla judicial con Unilever

NiveaEl pasado jueves fue el "día D" en los tribunales tanto para Beiersdorf, matriz de Nivea, como para Unilever, fabricante de Dove.

Ambas compañías se vieron las caras el pasado 2 de abril en el Tribunal Supremo de Alemania para dirimir una disputa en torno al uso del emblemático color azul de Nivea.

Peter Baukelman, el abogado de Beiersdorf, presentó ante este tribunal un recurso en contra de una sentencia del Tribunal de Patentes alemán, que en 2013 falló a favor de Unilever y anuló el derecho de Beiersdorf de emplear en exclusiva el color azul como elemento distintivo de Nivea.

A juicio de Baukelman, el color azul no es sólo un elemento decorativo sino que constituye por sí mismo un elemento distintivo de la línea cosmética Nivea.

Por su parte, Christian Rohnke, representante de Unilever, hizo hincapié en que el uso en exclusiva del “azul Nivea” por parte de Beiersdorf supone un grave perjuicio para la competencia. “Hay decenas de competidores que utilizan el color azul combinado de diferentes maneras como parte de su imagen publicitaria", aseveró.

En este sentido, el abogado de Unilever, exigió la confirmación de la sentencia del Tribunal de Patentes, que en 2013 falló a su favor argumentando que para que se justifique el derecho al uso exclusivo de un color, al menos el 75% de la población debe asociar dicho color a una marca concreta.

Según un dictamen pericial llevado a cabo en 2013, sólo poco más de la mitad de la población vincula el color azul a la marca Nivea.

El Tribunal Supremo alemán debe decidir ahora “si el Tribunal de Patentes aplica normas muy estrictas" al establecer que el 75% de la población debe asociar un color determinado a un producto concreto para que se justifique su uso exclusivo, precisó el presidente de la Sala Primera de lo Civil, Wolfgang Büscher.

"La gente de mi edad conoce muy bien la lata azul de Nivea con letras blancas y sabe que es una crema", añadió Büscher, lo cual sugiere que el Tribunal Supremo podría rebajar las exigencias para la protección de un color asociado a una marca a un 50% de la población.

Aun así, es bastante probable que, antes de tomar una decisión, el Tribunal Supremo se dirija primero con esta cuestión al Tribunal de Justicia Europeo.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir