Anunciantes

Netflix ofrece un polémico reality show

El nuevo reality de Netflix manipula a sus participantes para que cometan un asesinato

realityLos reality shows, en general, no se han caracterizado nunca por transmitir valores éticos. Su interés suele ser cada vez menos explorar la condición humana y cada vez más generar el comportamiento más extravagante y provocativo posible para entretener a la audiencia. Pero Netflix ha llevado todo esto al siguiente nivel con The Pushun reality show diseñado para forzar a la gente a cometer un asesinato.

Es cierto que nada de ello implica ningún asesinato real y que todavía no se han alcanzado los niveles de depravación de The Running Manpelícula de ciencia-ficción estadounidense estrenada en 1987 que presenta un programa de televisión donde criminales convictos deben huir de asesinos profesionales. Pero con la ayuda de Derren Brown, que se define a sí mismo como un “ilusionista psicológico”, The Push sumerge a un concursante, aparentemente inconsciente, en un escenario con 70 actores, uno de los cuales le alienta a empujar a un anciano.

El show se presenta como un valioso experimento sociológico, diseñado para explorar si un ser humano cometería o no acciones terribles cuando le expresan que es su única opción. “La pregunta que nos hacemos es simple”, dice Brown en el trailer. “¿Podemos manipular, a través de la presión social, a alguien para que cometa un asesinato?”.

La respuesta, según TheVerge.com, es sí, pero fue respondida hace más de 50 años. En la década de los sesenta, el psicólogo de la Universidad de Yale, Stanley Milgram, reclutó a participantes masculinos de una variedad de orígenes, que recibieron órdenes de una figura de autoridad de administrar descargas eléctricas cada vez mayores a una persona invisible, un actor, mientras dicha persona gritaba y suplicaba. Dos tercios de los participantes estuvieron dispuestos a administrar una posible dosis letal, tan solo porque un hombre con bata de laboratorio blanca les había insistido en que debían hacerlo.

Este experimento, inspirado por el comportamiento de la mayoría de alemanes durante el régimen nazi, está considerado como uno de los menos éticos de la historia de la psicología moderna, y muestra exactamente lo que el show de Netflix busca. De todos modos, los resultados no podían ser demasiado sorprendentes para cualquier persona con conocimientos sobre la historia, pues los genocidios no han sido solo perpetrados por sociópatas, también por personas normales.

Los reality shows tienen una larga historia detrás sobre poner a sus participantes en situaciones horribles, siendo lo mejor que se puede decir de ellos que los participantes se unen de forma voluntaria, ofreciendo su salud mental a cambio de dinero. Es más, hay un enorme subgénero que se dedica a falsear la realidad para los participantes, como Space Cadets o I Wanna Marry Harry o incluso Superstar USA, cuyos participantes creen que se encuentran en un talent show normal cuando en realidad buscan al peor cantante de todos. Pero ninguno de ellos, por muy crueles que resulten, ha llegado al nivel del nuevo reality de Netflix.

Incluso The Push va más allá del experimento de Milgram, pues no pone simplemente una figura de autoridad, sino que hace creer a los participantes que irán a la cárcel si no matan. Por lo tanto, el show muestra lo terribles que pueden ser los seres humanos, no porque alguien sea capaz de matar a otro para salvarse, sino porque alguien es capaz de poner a otro en esa situación tan solo para divertirse.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir