Anunciantes

Objetivos comerciales, económicos y empresariales derivados del "deshielo" entre las relaciones de Cuba y EEUU

EEUU CubaCasi 56 años han tenido que pasar para que uno de los últimos muros levantados durante la conocida como Guerra Fría haya caído. Más de medio siglo hemos tenido que esperar para que EEUU y Cuba inicien el camino hacia la normalización de sus relaciones políticas y económicas después de que en 1961 se estableciese por parte de EEUU un embargo económico, comercial y financiero contra Cuba que llegó a ser prácticamente total a partir del 22 de octubre cuando John Fitzgerald Kennedy, presidente de los EEUU, anunciara por televisión el bloqueo naval a la isla después de que fuentes del espionaje estadounidense descubrieran en Cuba instalaciones de misiles pertenecientes a la URRS dando lugar a la conocida históricamente como “crisis de los misiles“.

No ha sido hasta el pasado 17 de diciembre de 2014 cuando parece que se ha comenzado a ver la luz al final del túnel de estos más de 50 años de hostilidades políticas después de que se produjese la liberación del ciudadanos estadounidense Alan Gross después de permanecer cinco años preso en una cárcel cubana a cambio de la puesta en libertad de tres cubanos detenidos en EEUU acusados de espionaje.

Nueva etapa política, comercial y económica

Una maniobra geopolítica que abre ahora una nueva etapa en las relaciones comerciales, políticas y económicas entre Washington y La Habana. Las consecuencias políticas de este acercamiento son obvias: apertura de embajadas, visitas oficiales de altos mandatarios en ambas naciones y un sinfín de acciones diplomáticas que tendrán por objetivo suavizar este largo medio siglo de tensiones política y retórica vacía entre ambos países. Pero lo que realmente resulta interesante son las consecuencias a nivel económico y de consumo ya que se abre una nueva etapa para Cuba después de tantos años a la sombra de este bloqueo que ahora parece que comienza a levantarse, al menos, de forma parcial.

Objetivo: empresas privadas en Cuba

Entre los efectos inmediatos a nivel económico que van a comenzar a producirse encontramos que las remesas por trimestre (envíos de dinero de los ciudadanos cubanos) dejarán de tener el límite en los 500 dólares para ascender hasta los 2.000 dólares por trimestre aunque se contemplan algunas excepciones como en el caso de los funcionarios del Gobierno o miembros del Partido Comunista.

Además a través del comunicado emitido por la Casa Blanca se deja patente que las remesas procedentes de donantes a proyectos humanitarios, las que se clasifiquen como ayudas al pueblo cubano o aquellas que tengan como destino apoyar el desarrollo del tejido empresarial privado cubano no requerirán una licencia específica.

Y es que este cambio en la legislación persigue de forma clara potenciar el sector privado que comienza despertar en la isla permitiendo así que los cubanos puedan acceder de forma más fácil a determinados bienes a menor precio gracias a la entrada de materiales para la construcción de viviendas residenciales privadas o equipamiento agrícola tal y como recogen desde Cinco Días. El principal objetivo es lograr mejorar el nivel económico del pueblo cubano consiguiendo que estos puedan desarrollarse con una menor dependencia del Estado.

“Apertura” bancaria y de las telecomunicaciones

Además una de las medidas que más ha llamado la atención es la que hace referencia al hecho de que a partir de ahora las personas que viajen a Cuba desde EEUU podrán importar hasta 400 dólares en bienes procedentes de la isla siempre que no se supere en 100 dólares las compras de productos como tabaco y alcohol.

En lo referente a las entidades bancarias encontramos que los bancos estadounidenses podrán abrir cuentas en instituciones financieras cubanas con el objetivo de facilitar las transacciones y todos aquellos que viajen a Cuba podrán utilizar tarjetas de crédito y débito de EEUU.

Por último, otro de los aspectos en los que se esperaba una mayor apertura en los últimos años es en el sector de las telecomunicaciones. Ahora queda autorizada la exportación comercial de artículos que permitan comunicarse con personas que se encuentren en EEUU así como en el resto de países entre los que se incluyen dispositivos, software de aplicaciones, hardware y servicios. Destacar que los proveedores de telecomunicaciones podrán establecer infraestructuras en la isla con el objetivo de proporcionar servicios de internet y telecomunicaciones comerciales.

¿En qué afecta a España?

Por detrás de Venezuela y China, España es el tercer socio comercial de Cuba. En 2013 la balanza comercial muestra un superávit favorable para nuestro país que supera los 609 millones de euros de acuerdo a los último datos ofrecidos por Icex.

El stock inversor español se sitúa en la isla que dejó de ser colonia española en 1898 en torno a los 1.800 millones de euros. El informe de Icex detalla que en la isla existen en la actualidad hasta 100 empresas españolas la gran mayoría pertenecientes al sector del turismo y cadenas hoteleras siendo la principal Meliá que tras conocerse la noticia ha subido en la Bolsa más de un 3%.

Tras conocerse la noticia, José Manuel Margallo, ministro de Asuntos Exteriores ha calificado el acercamiento entre Cuba y EEUU como “esperanzador” dando la bienvenida a esta “nueva etapa” con la que se espera que se ponga fin a “un desencuentro que dura 50 años”.

Ahora España debe estar muy atenta a cómo evolucionan los acontecimientos entre EEUU y Cuba ante esta nueva etapa con carácter aperturista ya que, aunque nuestro país parte en una posición más aventajada que otras naciones, la competencia no tardará en comenzar a sumarse a esta nueva carrera de la que sólo se sabe por el momento que no será ni corta ni fácil.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir