líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¡Ojo! Ikea no regala cupones de 150 euros: se trata de un timo para conseguir sus datos

ikea_estafaNo es la primera vez que ocurre algo así. Empresas como Ray-Ban, Zara y H&M son a menudo utilizadas como cebo para obtener datos personales de los usuarios, con el objetivo de hacerlos caer en campañas de phishing por email o suscribirlos a servicios de SMS premium.

Este tipo de estafas circulan como la pólvora. En esta ocasión, la compañía Panda Security ha advertido de una campaña en la que los cibercriminales tratan de engañar a los clientes de Ikea con la falsa promesa de un cupón por valor de 150 euros a cambio de rellenar una sencilla encuesta. La Policía ya se ha hecho eco del timo a través de su perfil en Twitter.

Si un contacto cae en la trampa y accede a la falsa página web corporativa, se le pide rellenar una encuesta de un minuto. Posteriormente, deberá compartir el mensaje con sus amigos, así como facilitar su nombre, apellidos y correo electrónico para tener la posibilidad de ganar el cupón.

Unos datos que no serán empleados para este fin, sino que con toda probabilidad, acabarán siendo usados para campañas de spam. La propia Ikea ya ha confirmado que no tiene nada que ver con esta comunicación fraudulenta y que no ofrece a los clientes, ni de forma directa ni a través de terceros, ningún cupón premiando la participación en encuestas.

IKEA_fraude

Y es que en la era de internet, información es sinónimo de dinero. Esto es lo que buscan estos ciberdelincuentes. Pero, ¿qué precio pueden tener nuestros datos? La compañía Intel Security, a raíz del robo masivo de datos en la red, ha elaborado el informe The Hidden Data Economy, que explica el proceso de comercialización de los datos robados y la cantidad de dinero que se suele ofrecer en el mercado negro para cada uno de ellos.

“Como cualquier otra economía eficiente no regulada, el ecosistema del cibercrimen ha evolucionado rápidamente para proporcionar numerosas herramientas y servicios a cualquiera que aspire a cometer actos de ciberdelincuencia”, afirma Raj Samani, CTO de Intel Security en Europa, Oriente Medio y África. “Este mercado de la ciberdelincuencia como un servicio ha sido un factor primordial para el auge en tamaño, frecuencia e intensidad de los ciberataques. Lo mismo puede decirse de la proliferación de los modelos de negocio establecidos para vender datos robados y pagar actos cibercriminales”.

Los precios de venta de los datos de acceso a cuentas bancarias varían dependiendo del saldo que tenga su dueño. En Estados Unidos, han llegado a venderse por 1.200 dólares. Pero los ciberdelincuentes no sólo comercian con datos bancarios, sino que también han puesto el ojo en los servicios de contenido premium online y las cuentas de fidelización con puntos de descuento.

 

Las marcas que invierten en publicidad en televisión aumentan su valor en un 11%AnteriorSigueinteNetflix y su ofensiva cinematográfica meten el miedo en el cuerpo a la industria del cine

Noticias recomendadas