Anunciantes

El búnker está sito el Svalbard (Noruega)

Oreo construye un búnker para salvar a sus galletas de un eventual apocalipsis

El próximo 2 de noviembre un asteroide podría estallar contra atmósfera terrestre. Por esta razón Oreo ha querido curarse en salud construyendo un búnker para que su marca (y por supuesto sus galletas) sobrevivan a un eventual cataclismo.

oreoCoincidiendo (casualidades de la vida) con las elecciones presidenciales de Estados Unidos, un asteroide podría chocar contra la atmósfera terrestre el próximo 2 de noviembre (la víspera de la cita de los estadounidenses con las urnas).

Por si tuviéramos poco con la pandemia del coronavirus una nueva catástrofe parece cernirse sobre el castigadísimo planeta Tierra (ese que los humanos nos hemos encargados de vapulear una y mil veces).

Aunque la NASA insiste en que el asteroide de marras (bautizado con el nombre de 2018VP1) no constituye una amenaza real para el planeta azul y que hay solo un 0,41% de probabilidades de que éste impacte en la atmósfera terrestre, Oreo ha querido curarse en salud construyendo un búnker para que su marca (y por supuesto sus galletas) sobrevivan a un eventual cataclismo.

La singular cámara acorazada de Oreo (construida a prueba de meteoritos) está sita en el remoto archipiélago noruego de Svalbard y en sus entrañas la marca ha depositado la receta de sus famosas galletas, unas cuantas muestras del producto y leche en polvo (que mezclada con nieve es el acompañamiento perfecto para degustar tan goloso alimento).

Las galletas de muestra almacenadas por Oreo en el búnker de Svalbard están además envasadas en un packaging confeccionado con tereftalato de polietileno, por lo que están preparadas para resistir tanto el frío como calor emanados de una colisión en la que esté involucrados asteroides (entre -25º y 148º). Cobijadas en tan resistentes envases, las galletas de Oreo son además inmunes a los efectos de la humedad, el aire y otros componentes químicos.

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

Para vender las bondades de su flamante búnker Oreo ha lanzado un vídeo en el que "documenta" que éste realmente existe y es obra del arquitecto noruego Markus Thorland.

"La gente me mira y piensa que siempre parezco rebosante de confianza en mí mismo, que lo tengo todo bajo control, pero en realidad soy como un niño pequeño asustado. Sería una pena que el mundo terminara, pero esta cámara acorazada es bastante buena", dice Thorland.

Rubrican la nueva y apocalíptica campaña de Oreo la agencias The Community, 360i y Weber Shandwick.

Para lanzar esta campaña Oreo se inspiró en la Banco Mundial de Semillas de Svalbard, un enorme almacén subterráneo de semillas de miles de plantas de cultivo de todos los rincones del globo (salvaguardadas allí en caso de que se produzca algún desastre global).

Te recomendamos

Enamorando

Newsletter

Smartclip

La Vaguada

Compartir