líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Anunciantes

Para "pilotar" con éxito una marca se necesitan procesos y responsabilidades

Dirigir una marca es cómo ponerse a los mandos de una máquina. Para hacerlo con éxito, es necesario conocer a fondo los procesos y las responsabilidades asociadas a esta tarea. Para convertirnos en mejores «pilotos» de nuestras propias marcas, Branding Strategy Insider recopila a continuación los principales procesos y responsabilidades de la dirección de marcas.

Procesos:

– Identificar y definir a los clientes más importantes para la marca.
– Comprender las motivaciones del consumidor y aquello que podría ocasionar su cambio a la competencia.
– Seleccionar una posición de marca que sea ventajosa para la compañía en el mercado.
– Traducir esa posición de marca en una identidad de marca fuerte y consistente que incluya los siguientes elementos: arquitectura de marca intuitiva, marca e iconos fuertes, y eslóganes que refuercen la promesa de la marca.
– Desarrollar mensajes de marca.
– Educar a los empleados de la compañía en la identidad y la promesa de la marca y proporcionarles herramientas para convertirse en “campeones de marca”.
– Desarrollar un plan de marketing integrado.
– Reforzar la promesa de la marca en todos y cada uno de los puntos de contacto con el cliente.
– Medir la eficiencia de la marca y hacer ajustes si es necesario.

Responsabilidades:
– Monitorizar, medir y gestionar la marca.
– Aumentar el conocimiento de la marca, la diferenciación, el valor, la accesibilidad y la conexión emocional.
– Desarrollar un plan de marca.
– Monitorizar todo aquello que vaya en contra del plan de marca.
– Responsabilizarse de lo que vaya mal en el plan de marca.
– Hacer comprender la marca al resto de la organización.
– Poner en marcha iniciativas que refuercen la promesa de la marca.
– Encargarse de los distintos mensajes de la marca y de la cohesión entre los mismos.
– Gestionar la arquitectura de la marca.
– Mantener la consistencia en la identidad de la marca.
– Dirigir el equipo que se encarga de la identidad de marca.
– Ayudar a fabricar identidades para nuevas marcas o submarcas.
– Anticiparse a las necesidades de las nuevas marcas.

El sexo ya no vende en publicidad: la lágrima fácil, síAnteriorSigueinteMercedes-Benz cubre su "clase A" con piel de códigos QR

Noticias recomendadas