Anunciantes

Los consumidores quieren (a toda costa) que las marcas tengan propósito

Para vender las marcas necesitan cobijarse bajo la sombra de su propia bondad (social)

Más de tres cuartas partes de los consumidores esperan de las empresas que tengan un impacto positivo en la sociedad y sean dueñas de un propósito.

propósitoPuede que para algunos el propósito sea poco más que un “buzzword” marketero de rabiosa actualidad, pero lo cierto es que ese propósito es vital para que las marcas puedan abrirse paso en el corazón del consumidor

Según un reciente estudio llevado a cabo en Estados Unidos por la agencia de relaciones públicas Cone/Porter Novelli, más de tres cuartas partes de los consumidores esperan de las empresas que vayan mucho más allá de la generación de beneficios y se esfuercen también en ejercer un impacto positivo en la sociedad.

Tan convencidos están los consumidores de que las marcas necesitan aprovisionarse efectivamente de un propósito que 9 de cada 10 cerrarían transacciones comerciales con empresas espoleadas por un propósito concreto. Y 8 de cada 10 consumidores sienten que también ellos están impactando de manera positiva en la sociedad cuando tienen a bien comprar productos y servicios de marcas que se ponen un propósito específico por montera.

La inmensa mayoría de los consumidores, el 79%, coincide en señalar que la responsabilidad social corporativa es sumamente relevante para las marcas a la hora de dejar claro que son en efecto dueñas de un propósito.

Siguen en importancia a la responsabilidad social corporativa la estrategia (85%), el impacto social (85%) y la comunicación (71%), que son también esenciales cuando las marcas desean hacer gala de su compromiso con un propósito concreto.

Por otra parte, 8 de cada 10 consumidores creen que las empresas deberían posar sus ojos de temas directamente relacionados con la justicia social.

Entre los temas de naturaleza social a los que las marcas deberían hincar el diente, según los consumidores, figuran el control de armas de fuego (69%), los derechos de la comunidad LGBTQ (63%) y las “fake news” (56%).

De mayor importancia aún gozan desde el punto de vista del consumidor temas como la privacidad y la seguridad en internet (88%), el aumento de puestos de trabajo (86%), el acceso a la sanidad (85%), el acoso sexual (83%), igualdad racial (81%) y los derechos de las mujeres (80%).

El 77% de los consumidores dice tener una conexión emocional más fuerte con aquellas marcas convenientemente pertrechadas de un propósito. Y dos terceras partes sienten que estas empresas se preocupan por ellas y sus propias familias más que las compañías convencionales y merecen, por lo tanto, ser agasajadas con más dinero que el resto. A muchos consumidores no les importa pagar más por los productos y los servicios de las marcas “purpose-driven”.

De manera similar 8 de cada 10 consumidores admiten ser más fieles a las empresas que se jactan de ser “purpose-driven”. Y al 73% no le dolerían prendas a la hora de defender a una compañía propietaria de un propósito si la gente hablara mal de ella. Dos terceras partes de los consumidores se sentirían igualmente más predispuestos a perdonar los traspiés de marcas “purpose-driven” que los errores cometidos por compañías huérfanas de propósito.

El 76% de los consumidores hablaría a sus amigos y familiares de empresas espoleadas por propósitos concretos y el 73% compartiría información sobre tales compañías.

Para vender las marcas necesitan cobijarse bajo la sombra de su propia bondad (social)

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir