Anunciantes

En el paraíso de las "gangas" IKEA el precio va varios pasos por delante del diseño

ikeaLa famosa marca sueca de muebles IKEA es famosa por sus productos asequibles y aptos para todos los bolsillos. Aguijoneados por sus tentadores precios, sus clientes se pasan horas y horas en las trampas camufladas de tiendas que son sus puntos de venta.

Pero, ¿cómo se las ingenia IKEA para vender tan barato? ¿Sacrifica la multinacional escandinava el diseño en favor del precio? En parte sí. IKEA pone habitualmente precio a sus productos antes incluso de haberlos diseñado.

“No decimos que un producto tiene que costar exactamente 8,50 dólares. Pero si es cierto que antes de diseñar un producto, lo adscribimos una determinada categoría que responde a cuál será su precio final en el mercado. A continuación, fijamos un determinado precio para ese producto, 7,99 dólares, y tratamos de trabajar para ajustarnos a ese precio”, explica Per Krokstäde, director de nuevo negocio de IKEA, en declaraciones a Business Insider.

La estrategia de la que vale IKEA a la hora de diseñar sus productos es una suerte de pentágono en la que sus cinco lados (la forma, la funcionalidad, la calidad, la sostenibilidad y los bajos precios) luchan constantemente los unos con los otros.

89a31676f1dd530098ba4f21f1bda9d4-800x648

¿Sufre entonces la calidad de los muebles de IKEA por culpa de la política de precios asequibles de la compañía? Krokstäde responde así a esta peliaguda cuestión. “Pongamos que queremos diseñar una silla que cuesta menos de 19 dólares. El precio determina inevitablemente la elección del material que vamos a utilizar”, señala Krokstäde. “¿Podemos fabricar una silla de roble a ese precio? Probablemente no. Pero, por otra parte, quizás ni siquiera queramos hacerlo, puesto que el roble no es ni mucho menos la mejor elección desde el punto de vista de la sostenibilidad”, añade.

El equipo de diseño de IKEA toma en consideración varios factores para mantener bajo mínimos los precios de los productos salidos de sus manos: la utilización de la menor cantidad posible de material, los costes de transporte y el diseño más óptimo para meter el mayor número de posible de sillas, mesas y sofás en un palé de transporte.

Una vez el equipo del diseño tiene listo un producto (diseñado con la intención de mantener a raya los costes), el equipo de dirección echa un vistazo al producto en cuestión y examina si éste puede diseñarse de tal forma que su precio sea aún menor.

Aspirar a diseñar productos al menor precio posible es la parte más dura del trabajo, pero también loa más importante, recalca Krokstäde.

“En IKEA queremos diseñar para mucha gente y la gente no dispone normalmente de cantidades ingentes de dinero”, dice Krokstäde.

Te recomendamos

TAPTAP

ICEMD

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir