Anunciantes

Peugeot y Citroën quieren subirse también al carro de Uber (para aniquilarlo)

uberUber es sin lugar a dudas la startup del momento y todos, absolutamente todos, quieren mirarse en el espejo de su fenomenal éxito. Es el caso del grupo automovilístico francés PSA, la matriz de Peugeot y Citroën, que pretende (también) hincarle el diente al universo de las apps de transporte.

La intención de PSA es alumbrar un servicio propio similar a Uber y con una marca totalmente distinta de Peugeot y Citroën en un plazo de aproximadamente tres años, explica Carlos Tavares, presidente de la compañía, en declaraciones a Financial Times.

A diferencia de otros colegas del ramo automovilístico como Volkswagen y Toyota, PSA no se colgará en principio del brazo de ninguna startup para engendrar su nueva criatura. Mediante una asociación de estas características, PSA correría el riesgo de perder el contacto directo con el cliente, asegura Tavares.

PSA aspira a que su incursión en el universo de las apps de transporte no sea flor de un día y pretende tomarse muy en serio esta nueva aventura empresarial, con la que tiene en principio debutar al otro lado del charco.

De cara al futuro la empresa automovilística gala quiere convertirse sobre todo y ante todo en un proveedor de servicios de movilidad, consciente de que los consumidores más jóvenes desean no tanto ser propietarios de un coche sino tener la posibilidad de utilizarlo de vez en cuando en caso de necesidad.

PSA no pierde de vista tampoco a los que están llamados a convertirse en el futuro del transporte, los coches autónomos, que muy probablemente circularán por las calles en unos años convertidos en una suerte de taxis robóticos.

Que la veta de mercado abierta en su día por Uber puede ser sumamente rentable es algo de lo que es no sólo consciente PSA sino también otros fabricantes automovilísticos. No en vano, a principios de este año General Motors invertía la nada desdeñable cifra de 500 millones de dólares en el rival de Uber Lyft y su intención es comenzar a desarrollar coches autónomos en colaboración con la startup estadounidense.

Otro gigante automovilístico que tiene también la vista puesta en las apps de transporte es Volkswagen, que el pasado mes de mayo decidía invertir 300 millones de dólares en la aplicación Gett.

Toyota tampoco es inmune a la fiebre de las apps de transporte y cuenta desde hace algún tiempo con una pequeña participación en la controvertida startup norteamericana Uber, que se ha aliado además con Volvo para desarrollar taxis totalmente autónomos.

Por su parte, Daimler, la matriz de Mercedes-Benz, compró hace un par de años la app para pedir taxis mytaxi, que se fusionó recientemente con su rival Hailo.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir