Anunciantes

P&G azuza el gasto publicitario en tiempos de COVID-19

P&G echa más combustible a su maquinaria publicitaria, que se lo agradece con más ventas

En el último trimestre P&G incrementó en al menos 100 millones de dólares su inversión en marketing. Y sus ingresos orgánicos pegaron una zancada del 9%.

p&g

Autor de la imagen: John Holcroft

La crisis del coronavirus parece haber pasado (casi) de largo por el gigante estadounidense de gran consumo Procter & Gamble (P&G). La compañía ha conseguido superar las expectativas iniciales de los analistas y cerrar el primer trimestre de su ejercicio fiscal con un aumento en sus ingresos orgánicos del 9% hasta los 19.300 millones de dólares. Su facturación neta pegó además un fortísimo brinco del 19%.

En el último trimestre P&G incrementó en al menos 100 millones de dólares su inversión en marketing, asegura Joen Moeller, copresidente y CFO de la compañía. Entretanto, la matriz de marcas como Gillette, Pantene o Duracell sigue enfrascada en el ahorro de costes solapados a los medios, las agencias y la producción (un ahorro que alcanzó los 200 millones de dólares en el último trimestre). Sin embargo, ese ahorro P&G no lo mete en la hucha sino que lo reinvierte en marketing y publicidad.

Desde el punto de vista de Moeller, es el momento de seguir adelante con la inversión en publicidad, no de recortar el gasto. "Nunca ha habido tanto consumo de medios como ahora, ya que todos buscamos entretenimiento para nosotros mismos y para nuestras familias en estos difíciles momentos. Y ha aumentado además la necesidad del consumidor de invertir en productos de higiene y salud", enfatiza Moeller.

P&G aumentó sus ventas en el último trimestre

Aunque en un principio P&G temió que buena parte de sus clientes se alejara de sus marcas premium para arrojarse en los brazos de marcas más económicas, sus temores no se han hecho realidad y ha corregido al alza sus previsión de ventas orgánicas para su presente ejercicio fiscal del 2%-4% al 4%-5%.

"Parece que el consumidor continúa teniendo interés en las marcas que conoce y en las que confía", subraya Moeller. Además, "buena parte del presupuesto de muchos consumidores no se está gastando. El dinero que de no ser por la pandemia invertirían en entretenimiento, viajes, restaurantes o ropa, lo gastan en productos de gran consumo", asevera.

Como consecuencia del teletrabajo, P&G ha notado una sensible merma en la venta de productos Gillette (puesto que los hombres pasan más tiempo en casa y no se rasuran con tanta frecuencia la barba). Sin embargo, este ligero retroceso ha sido compensado con el aumento en las ventas de la gama femenina Venus y las nuevas maquinillas eléctricas de Braun. De hecho, en este segmento de actividad P&G ha incrementado sus ventas globales en un 6%. Y el resto de segmentos ha procurado igualmente alegrías a la multinacional, salvo la división de pañales, cuyas ventas cayeron en EE.UU, pero alzaron, en cambio, el vuelo, en el resto del mundo. Ni que decir tiene que la pandemia ha azuzado asimismo las ventas de jabones y productos higienizantes de las diferentes marcas de P&G.

Te recomendamos

Enamorando

Newsletter

Informa

Atresmedia

Compartir