Anunciantes

El secreto de la innovación de P&G: la mentalidad startup

P&G, la gran startup

P&G tiene ambiciosos planes para el 2019, año en el que consolidará su apuesta por un modelo de trabajo basado en la mentalidad startup que promete cambiar radicalmente el ecosistema de la industria publicitaria.

Hace ya algún tiempo que la industria publicitaria se encuentra en medio de una gran tormenta de cambios. Las nuevas posibilidades que ofrece la tecnología y el mundo digital, los problemas relacionados con el fraude, las métricas o las nuevas necesidades y altas exigencias de los consumidores han llevado a los grandes anunciantes a virar su rumbo.

P&G ha sido uno de los que más cambios ha llevado a cabo tanto en sus estructuras como en su forma de trabajo. Unas decisiones que no solo han afectado al propio negocio de la multinacional, sino también a las agencias, como partners tradicionales.

Marc Pritchard, CBO de P&G, ha sido uno de los líderes del cambio en el que se ha sumergido la industria remando hacia un modelo basado en la mentalidad startup, flexible y al detalle.

Con el objetivo de aumentar la innovación, Pritchard ha convertido a la multinacional de gran consumo en un conglomerado de en torno a 130 startups que trabajan para resolver los problemas de los consumidores de manera granular.

Estos equipos están formados por 3 ó 4 personas cuyo cometido es, en palabras de Pritchard, “enamorarse de un problema del consumidor y hacer que las cosas sucedan” y crear una “conexión constante con el consumidor”.

Según recoge el medio The Drum, este sistema busca reducir la cantidad de trabajo que se externaliza a proveedores o agencias con el objetivo de establecer una relación más directa con los consumidores.

Esta estrategia de la cual Pritchard se muestra orgulloso, tiene su impacto en la relación del anunciante con las agencias. P&G apuesta por un modelo que denomina como “fijo y fluido” y que se basa en la combinación de una agencia de cabecera y la entrada y salida de otras agencias para necesidades puntuales.

Además, en la búsqueda de un mayor conocimiento del negocio y de los consumidores, Pritchard apuesta por recuperar las riendas de otras áreas, especialmente las del manejo de datos y la gestión de medios.

Una noticia no demasiado halagüeña para las agencias que, de resultar exitoso el plan de Pritchard, se verán contra las cuerdas tras pasar de ser el partner imprescindible al colaborador ocasional.

El 2019 se avecina un año de grandes cambios, al menos en el seno de uno de los mayores anunciantes del mundo que ha puesto patas arriba su modelo de trabajo para pasar de las marcas del “yo” a las marcas del “tú”.

Te recomendamos

A3

FOA

Recopilatorio

Mundial

Compartir