líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Por qué la caída de Coca-Cola en bolsa no la propició la

AnunciantesLa culpa de la caída de Coca-Cola no fue de Cristiano Ronaldo, fue del dividendo

Cristiano Ronaldo, el héroe que no tuvo la culpa de la caída de Coca-Cola

Por qué la caída de Coca-Cola en bolsa no la propició la "zancadilla" de Cristiano Ronaldo

Aunque a Cristiano Ronaldo se le ha endilgado alegremente la culpa de la abrupta caída de los títulos de Coca-Cola en la bolsa, lo cierto es que la culpa fue del dividendo.

Después de la cacareada escena protagonizada el pasado lunes en la Eurocopa es más que evidente que Cristiano Ronaldo repudia a Coca-Cola y prefiere hidratarse con agua. Sin embargo, la abrupta caída en bolsa protagonizada por la multinacional de bebidas refrescantes no se debió en realidad al comentadísimo desaire el ariete luso.

En la rueda de prensa previa al encuentro entre Portugal y Hungría en Budapest Cristiano Ronaldo agarraba desdeñoso dos botellas de Coca-Cola que tenía frente a sí para colocarlas fuera de foco. Y no contento con semejante desplante, empuñaba una botella de agua desprovista de etiqueta al tiempo que exclamaba: «¡Agua, no Coca-Cola!»

Al jugador de la selección portuguesa poco o nada pareció importarle que Coca-Cola sea uno de los patrocinadores más prominentes de la Eurocopa. Más tarde la UEFA enfatizó, no obstante, que los futbolistas son por supuesto libres de tener sus preferencias en cuanto a bebidas y que en las ruedas de prensa pueden elegir entre agua y con Coca-Cola Zero.

También la empresa de Atlanta quiso restar importancia al gesto de Cristiano Ronaldo haciendo hincapié en que todo el mundo el libre de mostrar sus preferencias personales en cuanto a bebidas.

Coca-Cola es perfectamente consciente, al fin y al cabo de que el mercado de las bebidas carbonatadas que lidera tiene en los tiempos que corren un regusto inevitablemente amargo por las ingentes cantidades de azúcar agazapadas en algunos de sus productos. Este es, de hecho, el gran talón de Aquiles en el modelo de negocio de Coca-Cola.

Que Cristiano Ronaldo abominara públicamente de Coca-Cola en la Eurocopa es al parecer la causa de que los títulos de la compañía colapsaran a posteriori en la bolsa y que su valor se contrajera varios miles de millones de dólares.

El culpable de la caída bursátil de Coca-Cola no fue Cristiano Ronaldo, fue el dividendo

Tras aquel sonoro batacazo de Coca-Cola en la bolsa todos quisieron atribuir la caída a la aversión hacia sus refrescos mostrada públicamente por Cristiano Ronaldo en plena rueda de prensa de la Eurocopa.

Hay, sin embargo, una explicación mucho menos espectacular al prolapso de Coca-Cola en los mercados bursátiles y esa explicación puede ser hallada en el calendario.

El lunes, el día en el que Cristiano Ronaldo hizo su memorable aparición en la Eurocopa, fue también el primer día en que se descontó el dividendo de 0,42 dólares que Coca-Cola pagará a sus accionistas el próximo 1 de julio. Esta cantidad debe restarse del precio de los títulos, puesto que se trata de un dinero que ya no pertenece a la empresa sino a los accionistas.

Si tenemos en cuenta este dato, el valor de las acciones de Coca-Cola encogió apenas un 0,34% (el equivalente a 0,19 dólares).

Aunque a Cristiano Ronaldo se le ha endilgado alegremente la culpa de la abrupta caída de los títulos de Coca-Cola en la bolsa, lo cierto es que cuando una acción descuenta el dividendo está abocada inevitablemente a caídas. Una caídas que no son culpa en modo alguno del delantero de la Juve sino del dividendo (que es, no obstante, un culpable mucho menos jugoso en el plano mediático).

El pasado 12 de marzo de 2021 a los títulos de Coca-Cola se les descontó también el dividendo y ello provocó una caída del 0,2% similar a la actual en la que nada tuvo que ver Cristiano Ronaldo.

Conviene hacer notar, de todos modos, que a Cristiano Ronaldo el papel de culpable le favorece mucho más que le perjudica. Y puesto que el portugués es uno solo una estrella del fútbol sino también de los medios, quizás su desplante a Coca-Cola no ha haya sido fortuito después de todo. Cristiano Ronaldo es tras el incidente un astro del balón y un héroe de la lucha contra el azúcar simultáneamente. Puede que los apuros de Coca-Cola en los mercados bursátiles no hayan sido en absoluto culpa suya, pero a la estrella lusa el rol de culpable le sienta estupendamente.

 

LLYC presenta Tiempo de Creatividad, el número 36 de la revista UNOAnteriorSigueinteRotary Club Salamanca y Cruz Roja Española lanzan el primer Título Superior en Marketing y Comunicación Digital para ONGs

Noticias recomendadas