Anunciantes

Por qué el escándalo de la carne podrida en China podría ser una estocada mortal para marcas como KFC

husiNo corren buenos tiempos para las cadenas occidentales de comida rápida en China. La supuesta comercialización de comida podrida por parte de Husi, proveedor de grandes marcas como Burger King, McDonald's, KFC y Starbucks en el gigante asiático, ha dado la que muchos consideran que podrían la estocada definitiva de muerte a algunas de estas marcas.

Como Apple sabe ya muy por experiencia propia, a los medios estatales chinos –el escándalo de la carne podrida de Husi fue propiciado por un reportaje de la televisión china Dragon TV– les encanta ensalzar las marcas patrias dando auténticas "palizas" a las marcas extranjeras. De hecho, y al calor del último escándalo alimentario en China, ha surgido un microsite dedicado en exclusiva a desenmascarar a las marcas occidentales mínimamente ligadas a Husi.

Y es que este escándalo está salpicando, prácticamente sin comerlo ni beberlo, a casi todas las marcas occidentales asentadas en tierras chinas. El tumulto provocado por la carne caducada de Husi ha salpicado incluso a IKEA, a pesar de que la marca sueca no es cliente del controvertido proveedor chino desde hace bastante tiempo.

Pero la barahúnda provocada por la carne caducada de Husi extiende sus tentáculos más allá de China. Husi ha admitido ser uno de los mayores proveedores de pollo en Japón. De hecho, las filiales niponas de McDonald’s se han visto obligadas a confesar que el pollo de sus famosos Nuggets provienen del proveedor de la discordia y han suspendido ya las ventas de tan suculento menú, según informa Brandchannel.

Pero el mayor perdedor de esta historia no se llama McDonald’s. Se llama KFC. La famosa cadena de pollo frito no levanta cabeza últimamente en China. El escándalo de la carne podrida golpea a la marca sólo un año después de que la gripe aviar quitara el apetito por sus productos a los chinos y también un año después de un reportaje acusase a su pollo de tener un elevado contenido en antibióticos.

A finales del año pasado, y acosada por escándalos que venían de múltiples frentes, KFC lanzó una agresiva campaña de marketing en China para intentar limpiar su imagen, una campaña que ha quedado finalmente en agua de borrajas con el nuevo escándalo que salpica de nuevo de lleno a la cadena de comida rápida.

Te recomendamos

TAPTAP

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir