líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Por qué las etiquetas "chivatas" de Primark podrían ser fruto de una sagaz acción de marketing de guerrilla

primarkDesde hace algunos días tres misteriosas etiquetas «chivatas» que denuncian la supuesta explotación laboral en Primark roban el sueño a la firma irlandesa de ropa «low cost». Pero, ¿qué hay detrás del enigmático hallazgo de esta etiquetas en las prendas de Primark?

En un principio, la explotación laboral denunciada en ellas podría estar más que justificada si tenemos en cuenta lo asombrosamente baratos que son los productos de la marca irlandesa. Sin embargo, hay algunos datos que sugieren que podríamos estar más bien contra una campaña de marketing de guerrilla orquestada astutamente contra Primark y no precisamente por ningún trabajador explotado. La publicación alemana especializada en marketing y publicidad W&V enumera a continuación los motivos por los que las ya tristemente famosas etiquetas “chivatas” de Primark podrían ser fruto de una acción de marketing de guerrilla:

1. La aparición de varias etiquetas similares al mismo tiempo
Dos de las etiquetas delatoras halladas durante los últimos días en ropa de Primark estaban cosidas a prendas supuestamente recién compradas. En la primera podría leerse el mensaje “Obligados a trabajar horas agotadoras”, mientras que en la segunda el mensaje era el siguiente: “Degradantes condiciones en taller clandestino”. La tercera etiqueta, en realidad más bien una especie de carta, está escrita en lo que parece una lengua asiática y va acompañada de estas palabras escritas en caracteres latinos: “SOS! SOS! SOS!”. Junto a la carta se halló también una misteriosa tarjeta de identificación, propiedad supuestamente de un preso chino. ¿Lo más curioso del caso? Que la carta y la tarjeta de identificación fueron halladas en unos pantalones de Primark que su dueña tenía desde 2011, pero que nunca se había llegado a poner hasta ahora.

sos

2. La distribución geográfica de las etiquetas
Las dos primeras etiquetas “chivatas” fueron detectadas en prendas compradas en la ciudad galesa de Swansea (Reino Unido), mientras que la tercera fue hallada en otra ciudad británica, en este caso Belfast. Con un total de 250 filiales distribuidas por todo el país, Reino Unido es el mercado donde Primark tiene más fuerza.

3. Las etiquetas están escritas en inglés
En Bangladesh, por ejemplo, donde Primark fabrica gran parte de sus prendas, el 70% de las mujeres son analfabetas. En este sentido, que una trabajadora de un taller de ropa con sede en este país haya sido autora de las dos primeras etiquetas “chivatas”, escritas ambas en inglés, es altamente improbable.

4. Imprecisiones en la fecha de venta de las prendas
En un comunicado de prensa Primark asegura que las dos etiquetas identificadas en Swansea han sido halladas en prendas que no están a la venta en sus tiendas desde 2013. Sin embargo, las primeras noticias sobre el enigmático hallazgo sugerían que las etiquetas habían sido detectadas en prendas recién compradas. En cuanto a la tercera etiqueta en discordia, la hallada en Belfast, fue encontrada en unos pantalones adquiridos supuestamente en 2011. Aun así, el hecho es que los pantalones no están a la venta desde el año 2009.

¿Son las etiquetas “chivatas” de Primark obra de una avispada agencia contratada por algún rival para hacer pupa a la famosa firma irlandesa de ropa? No lo sabemos con exactitud, pero el caso es que, independientemente de quien esté detrás de todo, ha conseguido con creces su objetivo: dar que hablar y poner en un brete a Primark.

Publicidad en "spanglish", la nueva herramienta para conquistar al público hispanoAnteriorSigueinteA la estela de Yo App: Hey App, otra aplicación que no sirve para nada

Noticias recomendadas