Anunciantes

Las empresas deben crear movimientos y no sólo mercados

Por qué las marcas deberían ser (más que nunca) rebeldes con causa

En una era, la digital, dominada por los cambios la rebeldía es definitivamente un valor empresarial al alza. Que se lo digan, si no, a Airbnb o Amazon, que enarbolando la bandera de la rebeldía (con causa) se las han ingeniado no sólo para crear nuevos mercados (exitosos) sino también movimientos capaces de atraer como un imán a los consumidores ávidos de autenticidad, significado y propósito.

Antaño los consumidores eran sujetos pasivos que conformaban con mimetizarse con la cultura circundante. Hoy los consumidores desean que las marcas desafíen el “status quo” y anhelan con todas sus fuerzas sumarse a los movimientos (rompedores) que éstas tienen el valor de promover.

Cada vez más empresas son conscientes (afortunadamente) de que tienen que “mojarse” e ir más allá de la venta de productos y servicios para lograr una conexión psicológica verdaderamente profunda con el consumidor. Porque el consumidor exige a las marcas mucho más que propósitos, les demanda la creación de movimientos, asegura Scott Goodson en un artículo para Little Black Book.

Será, por ejemplo, el movimiento y no sólo el mercado (a secas) el que logre que la nueva directiva de Uber plante cara con garantías a la mala reputación que se ha labrado la compañía en los últimos tiempos y que la startup estadounidense camine de nuevo por la senda del crecimiento.

Hace un par de semanas Dara Khosrowshahi, el nuevo CEO de Uber, pedía perdón públicamente por los errores cometidos tras la cacareada retirada de su licencia en Londres.

Y con esa disculpa (necesaria) Khosrowshahi sentaba las bases de una estrategia (probablemente calculada) para dar renovados bríos al alicaído movimiento que convirtió en su día a Uber en la startup más prometedora de Silicon Valley, recalca Goodson.

Uber, a diferencia de Lyft (su principal rival), levanta pasiones (tanto para bien como para mal) y tales pasiones son el carburante de los movimientos que, ingeniosamente pergeñados por las marcas, son capaces de inspirar a las personas y de inocular en ellas el virus del cambio.

El éxito en el universo empresarial es deudor más que nunca de la creación de movimientos (que no es lo mismo que la creación de mercados). Y para engendrar movimientos capaces de conectar con la gente las marcas deben atreverse (antes que nada) a ser rebeldes con causa, concluye Goodson.

Te recomendamos
En otras webs

reportaje atresmedia

Atresmedia

Highway to Sales

beon

Reportaje Manifiesto

Compartir