Anunciantes

'Don't Do It', paradigma de la sensatez en los (insesatos) Estados Unidos

Por qué Nike da en el clavo al 100% con el spot "Don't Do It"

Con "Don't Do It" Nike ha contribuido mucho más a la sensatez y a la concordia que aquellos que (por su posición y su oficio) deberían supuestamente promover estos valores.

nikeProtestas masivas, saqueos, violencia y un presidente que, lejos de calmar los ánimos, no hace sino echar más leña al fuego. Desde que hace ya más de una semana el afroamericano George Floyd perdiera la vida en una brutal operación policial en Minneapolis, la situación en Estados Unidos, un país encadenado desde hace siglos al feroz monstruo del racismo, se agrava por momentos.

Y el hecho de que marcas como Nike estén alzando la voz para plantar cara al vergonzoso racismo que recorre toda la geografía estadounidense no está siendo bien recibido por todo el mundo. Las voces más críticas arguyen que Nike está utilizando la muerte de Floyd con fines comerciales y que su único objetivo es vender más zapatillas. Sin embargo, lo cierto es que el paso dado por la célebre marca deportiva era hasta cierto punto inevitable y ajeno a cualquier tipo de alternativa, asegura Marco Saal en un artículo para Horizont.

Eamon de Valera fue uno de los muchos usuarios que comentaron en Twitter el spot de Nike "Don't Do It" cuando éste vio la luz este fin de semana, pero sus palabras condensan de manera extraordinariamente certera el ánimo de muchos estadounidenses. "Sabes que son tiempos de mierda cuando un fabricante de artículos deportivos suena más presidencial que el propio presidente", asegura el tuitero.

¿Lo peor? Que tiene toda la razón del mundo. Es evidente que las fuerzas del orden no pueden permanecer impasibles ante actos de pillaje e incendios deliberados, pero tampoco el jefe del ejecutivo, Donald Trump en este caso, debería azuzar aún más los ánimos de quienes se manifiestan en las calles con su volcánica retórica (máxime cuando ni siquiera parece comprender la ira, totalmente fundamentada, de la que han emanado las protestas).

El presidente de Estados Unidos carece a todas luces de empatía, tanto que Twitter (la red social favorita de Trump para hacer públicos sus exabruptos) etiquetó hace poco uno de sus tuits como susceptible de glorificar la violencia.

Nike ha sido la voz de la razón en una situación en la que razón brillaba completamente por su ausencia en la Casa Blanca

Parece fuera de toda duda que Estados Unidos es un país necesitado con urgencia de elevadas dosis de justicia y reconciliación. Allende los mares se necesita más que nunca una voz que apele a la razón, pero la razón parece brillar completamente por su ausencia en la Casa Blanca.

¿Y qué hay del resto de instituciones estadounidenses? Ni siquiera los medios parecen estar a la altura. Según un reciente estudio de Edelman, solo uno de cada dos estadounidense dice confiar en los medios de comunicación. Solo el Gobierno sale peor parado en este informe con un índice de confianza de apenas el 48%.

Por eso, y en vista del fracaso de las instituciones gubernamentales y de los medios a la hora de convertirse en la voz de la razón ante la dramática situación que se vive actualmente al otro lado del charco, Nike cogió el toro el toro por el cuernos e hizo lo ni el Ejecutivo ni la oposición habían sido capaces de hacer (y que les hubiera correspondido hacer).

El anuncio "Don't Do It" hace además un uso absolutamente exquisito de las palabras, que rebosantes de honestidad, no buscan ni falsear ni manipular ni instrumentalizar los hechos. Tales palabras dicen simplemente lo que es (y también lo que debería ser).

Tan atinadísimas palabras no deberían revolverse contra Nike (como algunos desean). Incluso si la marca termina vendiendo más zapatillas como consecuencia del spot, a Nike o se le puede negar una cosa: con "Don't Do It" ha contribuido mucho más a la sensatez y a la concordia que aquellos que (por su posición y su oficio) deberían supuestamente promover estos valores, concluye Saal.

Te recomendamos

EVO Banco

LIVE MD SUMMER

A3Media

Podcast

Compartir