Anunciantes

Por qué una pizca de polémica puede ser positiva para las marcas

Por qué una pizca de polémica puede ser positiva para las marcasPese a que no suele ser lo más habitual, hay que marcas que optan por posicionarse públicamente por temas sujetos a polémica. Es el caso de la cadena estadounidense de comida rápida Chick-fil-A, que el año pasado decidía criticar abiertamente el matrimonio gay, de Starbucks, que en cambio sí apoya la unión de parejas del mismo sexo, o de la empresa de retail Hobby Lobby, que en 2012 se opuso a cubrir entre su plantilla los tratamientos contraceptivos previstos por la nueva ley sanitaria de Obama.

La lista de marcas que han decidido tirarse a la piscina de la polémica es en realidad mucho más larga y es que, pese a lo que muchos piensan, una pizca de controversia puede resultar beneficiosa a largo plazo para las marcas. Así lo concluye al menos un reciente estudio de WrightIMC.

Aunque las marcas que se pronuncian públicamente sobre un tema polémico se arriesgan a una caída inicial en las ventas, a medio y largo plazo su posicionamiento puede resultar beneficioso, informa Ragan.com.

“Cuando una marca se pronuncia sobre un tema polémico, logra captar la atención del público”, explica Tony Wright, fundador y consejero delegado de WrightIMC. Y lo cierto es que “este tipo de publicidad es impagable”, añade.

El informe de WrightIMC pone de manifiesto que la mayor parte de los consumidores confiesa que el posicionamiento público de una marca sobre un tema polémico afecta a sus decisiones de compra, pero no de manera dramática. Es decir, que puede que en un principio el consumidor se sienta tentado a dejar de comprar los productos y servicios de la marca en cuestión, pero después está dispuesto a volver si lo que la empresa tiene que ofrecerle es suficientemente bueno.

“Si tu producto es realmente de calidad, el consumidor no tendrá ningún problema en regresar a tu marca”, subraya Wright.

A medio y largo plazo el hecho de que una marca decida posicionarse públicamente a favor o en contra de un tema controvertido se traduce en mucha presencia online, cuyos beneficios pueden llegar a compensar el daño inicial infligido a la marca.

Además, las marcas que se posicionan públicamente tienden a generar más pasiones que aquellas que no optan por dar la callada por respuesta y no pronunciarse, subraya Wright. De todos modos, las controversias tampoco pueden forzarse. Una marca sólo debe pronunciarse públicamente sobre un tema polémico cuando tiene la suficiente personalidad para hacerlo, cuando tiene muy claro lo que opina sobre ese tema y cuando no tiene miedo a colocarse en el ojo del huracán, concluye Wright.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir