líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Primark, en el ojo del huracán por una etiqueta "chivata" de la supuesta explotación laboral en la cadena

primarkCuando Rebecca Gallagher, una joven de 25 años de la localidad galesa de Swansea (Reino Unido) compró hace unos días un bonito vestido floreado por apenas 10 libras (unos 12,5 euros) en Primark, poco podía imaginarse lo que iba a encontrarse después en su interior.

Al consultar la etiqueta de instrucciones de lavado de la prenda, Gallagher se topó con el siguiente mensaje: «Obligados a trabajar horas agotadoras». “Me quedé sorprendida cuando comprobé las instrucciones de lavado y vi esta etiqueta”, explica la joven en declaraciones a South Wales Post. «Llevaba escrito a mano el mensaje ‘Obligados a trabajar horas agotadoras’, cosido con las otras etiquetas habituales», apunta. «Para ser sinceros, nunca había pensado demasiado sobre cómo se confeccionan esta prendas», añade.

«Temo pensar que mi vestido de verano pueda haber sido hecho por una persona agotada por horas de trabajo duro en algún taller clandestino en el extranjero», dice Gallagher. La joven señala que la etiqueta de la discordia estaba unida a otras que dan la dirección de Primark en España e Irlanda y las instrucciones de lavado. “No tengo ni de idea de quién la puso allí”, recalca. Aun así, y tras su asombroso descubrimiento, Gallagher tiene clara una cosa: que no se pondrá el vestido con la etiqueta delatora por temor a su confección haya sido fruto de la explotación laboral.

Después de que su singular anécdota llegara a oídos de Primark, la firma irlandesa de ropa llamó por teléfono a Gallagher, pero “me han puesto en espera quince minutos antes de cortar”.

Algo más explícita en relación con lo sucedido se ha mostrado la compañía en un comunicado enviado a la prensa. En él Primark dice estar “investigando” los “orígenes” de la etiqueta y tomarse el mensaje “muy en serio”. «Estamos investigando los orígenes de la etiqueta adicional que ha sido encontrada en uno de nuestros vestidos implicando que la mercancía fue fabricada en malas condiciones laborales», dice la empresa textil.

«Primark se toma estas acusaciones muy en serio. No ha habido otros incidentes de este tipo relacionados con estos vestidos», afirma. La famosa cadena de tiendas de ropa “low cost” asegura que ha pedido a Gallagher que devuelva el vestido, «que no estaba disponible para la venta desde 2013», para poder investigar «cómo se incorporó la etiqueta y si hay temas que hay que mirar».

«Nuestro Código de Conducta establece que los suministradores y las fábricas trabajan en buenas condiciones laborales y que las personas que realizan las prendas son tratados decentemente y reciben un salario justo. Inspeccionamos cada fábrica para garantizar el cumplimiento del código y les apoyamos dándoles directrices y formación cuando se identifican algunos temas», concluye la firma.

 

¿Son los patrocinios rentables o están las marcas tirando el dinero? Yahoo! reúne en un debate a 3 expertosAnteriorSigueinteGroupM obtiene la certificación de sostenibilidad ISO 14001

Noticias recomendadas