Anunciantes

De proyecto estudiantil a líder en la telefonía móvil española: el caso de BQ

rodrigo-del-pardo-bqSolo hicieron falta seis compañeros de universidad para desarrollar una de las empresas líderes a día de hoy en el sector de la telefonía móvil española: BQ.

Y es que BQ nació de uno de esos proyectos universitarios, al igual que YouTube o Google. Desde la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicaciones de la Universidad Politécnica de Madrid para ser exactos.

Alberto Méndez, Iván Sánchez, Adán Muñoz, David Béjar, Ravín Dhalani y Rodrigo del Prado han tratado de vender en un mismo paquete calidad y precios competitivos para ofrecer al cliente "la mejor experiencia", y les ha salido bien la jugada, pues en diciembre de 2014 el teléfono más vendido en el mercado libre fue un BQ.

Además, dentro de los diez móviles más comercializados, había hasta un total de cinco dispositivos de esta empresa, y su cuota de mercado ha alcanzado el 19% del mercado libre.

El proyecto comenzó en una asociación de alumnos con la venta de componentes electrónicos en kit para hacer impresoras, aunque luego fue extendiéndose a la telefonía, las tabletas, los libros electrónicos o la fabricación, nuevamente, de impresoras, está vez ya en formato 3D. Igual que el negocio amplió su producto, también lo hizo la forma de venderse: pasando de una web de comercio B2B a la venta centrada en el regalo promocional y posteriormente a los dispositivos completos (primero libros electrónicos, luego tablets en 2011 y smartphones en 2012).

Fue precisamente con un pedido de 50 memorias USB sin marca como regalo promocional, que los fundadores de BQ decidieron en 2010 abrir su primera fábrica. "Ahora estamos fabricando entre 1,2 y 1,3 millones de memorias USB al año, y pronto esa fábrica dejará de fabricar estos dispositivos para construir impresoras 3D para el mercado asiático, mientras que las memorias USB se producirán en Rivas", ha señalado Rodrigo del Prado en una entrevista a El Economista.

Uno de los aspectos más destacados del BQ es su precio. Por 200 euros se puede adquirir un smartphone, y es que tal como se señala desde la empresa: "los costes de fabricación de un smartphone de 800 euros no son 700 euros. No he visto todavía ningún teléfono cuyo coste de fabricación esté por encima de los 300 dólares (278 euros). Al final nos cuesta fabricar a todos lo mismo, y un smartphone de 800 euros no cuesta fabricarlo cuatro veces más que el nuestro de 200. Cada compañía tiene su política".

Respecto al tema publicidad, la cual no es algo predominante en la marca, se ha asegurado desde BQ que "no vamos a subir los precios de los productos para poder hacer más publicidad porque nuestro modelo de compañía no es ese".

En Europa tienen más de 2,5 millones de clientes, especialmente en España, Portugal, Francia y Alemania. Además, "se está abriendo una nueva oficina en los países nórdicos y también llegaremos a Italia, pero preferimos circunscribirnos a Europa, porque queremos seguir ofreciendo el buen servicio técnico que damos en la Península, el cual sería muy difícil y costoso ofrecer en países más alejados".

Y parece que esta fórmula de negocio no va nada mal. En 2014 han facturado 200 millones de euros, de los cuales, el 60,70% pertenecía a la telefonía. Respecto a las novedades para este año, desde BQ se destaca el lanzamiento de los Aquaris M, que se presentaron en el Mobile World Congress de Barcelona, y también habrá más productos de 3D. Se ha descartado la creación de nuevas líneas de negocio, como es el caso de los wearables, pero se ha señalado hacia una serie de acuerdos con operadoras móviles tanto locales como virtuales.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir