Anunciantes

Netflix incrementó a principios de 2019 sus precios

Publicidad, ¿el siguiente (e inevitable) paso de Netflix?

Los cambios que se están produciendo en el sector de las OTT están planteando cuestiones sobre el futuro de modelo de negocio de Netflix.

netflix¿Durante cuánto tiempo podrá Netflix mantener su modelo de negocio basado en suscripciones? Una cuestión que comienza a plantearse con cada vez más frecuencia ante el avance de plataformas de contenido en streaming con servicios más económicos.

La compañía daba la bienvenida al 2019 con un incremento de sus precios. Algo que no fue bien recibido entre su base de suscriptores. De acuerdo a los datos ofrecidos por Streaming Observer, el 27% de los suscriptores estadounidenses de Netflix declaró que estaba considerando la posibilidad de cancelar su suscripción ante la subida de precios.

Sin embargo, y este es un dato muy a tener en cuenta, más de la mitad de los encuestados señaló que estaban abiertos a una opción con publicidad a cambio de un menor coste.

Tomando como referencia el recorrido histórico de Netflix, lo cierto es que la plataforma ha podido aumentar sus precios sin que esto le supusiese un impacto negativo. Pero el mundo de los contenidos en streaming está cambiando.

El avance de nuevos actores

Nos encontramos ante un escenario en el que los gigantes de los medios han comenzado a lanzar sus propios servicios con importantes bibliotecas de contenidos.

AT&T, Disney y Viacom se adentrarán en el mercado over-the-top (OTT) a lo largo del presente año. NBCUniversal lanzará su propia plataforma en 2020.

Estos competidores, además de suponer todo un desafío para Netflix en términos de precio, representan una amenaza adicional: la posibilidad de perder algunos de sus contenidos más valiosos.

Linda Yaccarino, responsable de ventas publicitarias y asociaciones con clientes de NBCUniversal, señala en eMarketer que algunas compañías podrían comenzar a retirar sus contenidos de las plataformas que no cuenten con publicidad.

Todavía es demasiado pronto para saber qué hará la mayoría de estas empresas con su contenido. Pero la noticia de que Disney retirará su programación de Netflix ha planteado preguntas sobre cuánto tendría que pagar Netflix para mantener en su biblioteca los contenidos no originales.

Yaccarino explica que asistiremos a un “equilibrio en el cambio de poder”, mediante el respaldo de esos contenidos vía publicidad.

¿Qué opinan los consumidores?

Nadie niega que el modelo basado en suscripciones sobre el que se asienta Netflix ha contribuido de forma notable a la definición del panorama OTT. Pero esto no significa que los suscriptores no estén abiertos a otras opciones son soporte publicitario. Especialmente si estos anuncios están bien orientados y el precio por los contenidos es adecuado.

Una reflexión que se refuerza con los datos revelados por IAB Estados Unidos en septiembre de 2018. La encuesta publicada por el organismo señala que el 73% de los estadounidenses adultos que consumen vídeos en streaming en OTT, lo hacen con publicidad.

El 59% respondía que no le importa ver anuncios siempre y cuando puedan disfrutar de los contenidos cuando deseen. Un 56% indicaba que estaba de acuerdo en recibir publicidad sin con ello el coste del servicio era menor.

Hulu es un ejemplo a tener en cuenta ante todo lo expuesto. El pasado año la plataforma anunciaba que se había incrementado un 40% el número de espectadores en su servicio con publicidad. Actualmente, menos de 40% de su base de usuarios paga cuatro dólares adicionales al mes para evitar ver la publicidad.

La compañía ha anunciado recientemente que reducirá aún más el precio de sus contenidos con publicidad. Teniendo esto como referencia los pronósticos de eMarketer apuntan a unos ingresos publicitarios por encima de los 500 millones de dólares para 2020.

Hay que destacar en este sentido que Hulu también va a aumentar el precio de su servicio OTT lineal. Esto sugiere que la suscripción de bajo coste no puede ser sostenible únicamente con los ingresos procedentes por la publicidad.

Todo lo expuesto a lo largo de estas líneas nos lleva a una inevitable conclusión. Los servicios de suscripciones puras como el de Netflix, tendrán que evolucionar en algún momento hacia algún modelo de monetización adicional como puede ser la publicidad.

Te recomendamos

Dmexco 2019

Miami Ad School

Outbrain

T2O

Compartir