Anunciantes

Publicidad y comunicación rompedoras: la historia detrás de una marca

Calidad Pascual cumple 50 años, y lo celebra con el lanzamiento de una edición especial de su primer tetrabrik aséptico, con el que hace alusión al importante papel que la publicidad ha tenido para la marca.

Calidad Pascual

Hay marcas con las que hemos crecido y, de algún modo u otro, han marcado nuestra vida a través de sus eslóganes, sus sintonías o los personajes de sus anuncios televisivos.

Un claro ejemplo de ello es Calidad Pascual, que celebra sus 50 años de historia, en los que ha apostado por una estrategia de comunicación rompedora gracias a la que han conseguido estar presentes en la mayoría de los hogares españoles.

Esta compañía se ha definido siempre por ser una de las más innovadoras del sector alimenticio, siendo la primera marca en envasar leche en tetrabrik aséptico, en lanzar leche semi y desnatada y yogures de "larga vida" o en introducir bebidas vegetales en el mercado.

Calidad Pascual

Pero, además, ha conseguido romper códigos publicitarios con campañas novedosas que han sido clave para promocionar estos productos. Y es que, ¿quién no recuerda al primo de Zumosol o al granjero que cantaba a sus vacas?

La clave en la estrategia de comunicación de Pascual ha sido desde sus inicios tratar de conectar con el consumidor y, para ello, Tomás Pascual Sanz, fundador de Calidad Pascual, se centró en transmitir un mensaje publicitario directo y pragmático.

Los anuncios de Pascual siempre han tratado de transmitir la cultura empresarial de la compañía

Para conseguirlo, cada vez que lanzaba una campaña reunía a empleados, directivos y familiares en el cine de Aranda del Duero para ver juntos el Spot y analizar si se comprendía el mensaje.

Pero, además, estos mensajes tenían que transmitir la cultura empresarial de la compañía, y con ellos se buscaba que los empleados se vieran reflejados en los anuncios de Pascual, ya fuera en sus anuncios, en vallas, en emplazamientos o en los camiones de la propia empresa.

Los 80, la década dorada de la publicidad

Los 80 fueron los años gloriosos para la industria publicitaria, y España se convirtió en la tercera potencia mundial en materia creativa y publicitaria.

Calidad Pascual fue una de las marcas que contribuyó a ello, gracias a piezas que marcaron un antes y un después en la industria, como un publirreportaje de un minuto en un momento en el que todo eran piezas cortas. De esta forma, los usuarios fueron capaces de valorar el producto en base a su aportación nutricional y su comodidad.

A lo largo de los años, la comunicación de Calidad Pascual se ha ido adaptando a las necesidades de los consumidores. Como parte de su estrategia, la marca apostó por la innovación y la diversificación de productos, elevando el concepto de calidad en cada producto y proceso de elaboración.

Calidad Pascual

Como fruto de esta diversificación, en la década de los 90 nació el "Primo de Zumosol", un personaje que se convirtió en un fenómeno mediático y social que traspasó las pantallas y los carteles, y se convirtió en un icono que marcó a varias generaciones.

Un salto hacia lo digital

Calidad Pascual sigue siendo fiel a algunos de sus elementos publicitarios clásicos, como el rótulo de la marca en la fábrica de Aranda, sus camiones vinilados con sus últimas campañas o su apuesta por la publicidad en medios impresos.

Además, la publicidad en el punto de venta sigue siendo una de sus principales apuestas, pues la forma del envase o su calidad de impresión pueden ser determinantes para los consumidores a la hora de decantarse por una marca frente a otra, por lo que Pascual combina este tipo de publicidad con la publicidad digital.

Calidad Pascual

La compañía lleva años apostando fuerte por la publicidad digital, desarrollando diferentes estrategias en redes sociales y medios digitales, y en este contexto la marca ha alcanzado también grandes hitos.

Un buen ejemplo de ello es la campaña 360º "Dar lo mejor", que se enmarca dentro de la estrategia de reposicionamiento de Pascual como el único fabricante cuyas fábricas tienen el certificado de Bienestar Animal.

Con la nueva filosofía de Pascual son los propios trabajadores quienes enseñan a los consumidores cómo es su trabajo

Y es que los consumidores cada vez exigen más compromiso social a las marcas, y en este sentido, Calidad Pascual ha desarrollado una nueva filosofía con la que han convertido a sus empleados en "Embajadores Pascual", pues son ellos mismos quienes enseñan a los consumidores en los distintos puntos de venta cómo es su trabajo.

Otra campaña con la que Calidad Pascual ha roto los códigos de la publicidad digital ha sido la de Bezoya, en la que se ha utilizado un nuevo lenguaje enfocado en la importancia de la hidratación y el efecto del agua en nuestro cuerpo.

Y para rendir homenaje a todos esos clientes que han crecido con la marca, en este 50 aniversario Calidad Pascual ha lanzado una edición especial de su primer tetrabrik aséptico. Una acción que, sin duda, será un llamamiento a la nostalgia y a la fidelización de una marca que ha estado presente en los hogares generación tras generación.

Te recomendamos

Enamorando

Newsletter

Informa

Atresmedia

Compartir