Anunciantes

Amazon, el mayor anunciante a escala mundial

¿Qué significa que Amazon se haya encaramado a la cima del gasto publicitario a escala global?

Con una inversión de 11.000 millones de dólares en publicidad Amazon es ya el mayor anunciante del mundo (desbancando al todopoderoso P&G).

amazonHubo un tiempo en que Amazon confiaba única y exclusivamente en el performance marketing y el boca a boca para llevar nuevos clientes a sus filas. Sin embargo, a día de hoy el gigante del e-commerce invierte tantísimo en publicidad que es ya (y de manera oficial) el mayor anunciante del mundo.

En 2019 Amazon invirtió la friolera de 11.000 millones de dólares en publicidad, tal y como la propia compañía anunció en sus últimos resultados trimestrales.

Tan abultadísima cifra significa que el 2% de la inversión global en publicidad echa raíces en el emporio levantado por Jeff Bezos.

Amazon se ha encaramado a lo más alto del podio del gasto publicitario a una velocidad absolutamente vertiginosa. Para constatar esta afirmación basta echar la vista atrás. En 2009 Amazon volcaba anualmente en publicidad una inversión de apenas 593 millones de dólares. O lo que es lo mismo: en apenas una década la multinacional estadounidense ha multiplicado por veinte su gasto publicitario.

Simultáneamente el que era hasta ahora el anunciante número uno (sin apenas competencia), Procter & Gamble, ha contraído de manera notable su presupuesto publicitario en los últimos diez años en aras del ahorro.

Invirtiendo en publicidad Amazon busca dar empaque a su propia marca

Sorprende, por otra parte, que Amazon, uno de los propulsores más importantes de la economía digital, beba tantísimo los vientos por la publicidad de marca en su vertiente más tradicional.

Esta circunstancia viene a reflejar que el grueso muro de separación que había otrora entre los retailers y las marcas ha sido definitivamente derribado. Hasta hace no mucho las marcas toleraban a su "anienemigo" Amazon porque su branding era más bien endeble.

A día de hoy Amazon es una marca en sí misma con todas las de la ley y creado en torno a sí toda una constelación de submarcas como Amazon Prime y Amazon Echo.

Bajo el poderoso paraguas de su marca, la que ha levantado en buena medida sobre los cimientos de la publicidad, Amazon lanza a diestro y siniestro productos y servicios que degradan a los fabricantes tradicionales (a las marcas) a meros proveedores susceptibles de ser reemplazados en cualquier momento por su propia oferta.

¿El problema? Que el reemplazo no resulta tan sencillo. Los consumidores aprecian en la compañía de Jeff Bezos su utilidad y su confianza, pero su amor lo siguen reservando a otras marcas (al menos de momento).

Te recomendamos

Coronavirus

LiveMD

Ontwice

Podcast

Compartir