Anunciantes

El tándem formado por marcas y "celebrities", a examen

¿Qué tiene que tener una "celebrity" para hacer piña (de forma eficaz) con una marca?

Cuando se cuelgan del brazo de una "celebrity", las marcas deberían tener en cuenta sobre todo y ante todo la confiabilidad del famoso de turno (y no tanto su experiencia y su atractivo).

celebrityLa confiabilidad tiene bastante más impacto que la experiencia y el atractivo cuando "celebrities" y marcas deciden colgarse del brazo para, convenientemente amalgamadas, abrirse paso en el corazón del cliente. Así lo concluye al menos un informe recientemente publicado por Journal of Advertising Research.

El informe, que fijó la mirada en la industria aérea, pone de manifiesto que la confiabilidad y en menor medida el atractivo (de las celebridades) disfrutan de un considerable impacto positivo tanto en la actitud hacia la marca como en la credibilidad de la misma.

Aun así, es la confiabilidad de los famosos involucrados en una campaña concreta la que tienen una influencia más determinante en la actitud (positiva) hacia la marca de consumidores no demasiado acostumbrados a viajar en avión (y por lo tanto, clientes únicamente ocasionales de las aerolíneas).

En este sentido, las marcas ávidas de dar fuelle a su propia credibilidad harían bien en asociarse con celebridades que sean sobre todo y ante todo confiables a ojos del consumidor.

Los anunciantes que en su publicidad decidan apostar por famosos deberían elegir a celebridades atractivas y confiables a fin de influir tanto en clientes frecuentes como meramente ocasionales.

En cuanto la experiencia, se trata de un factor que disfruta de bastante relevancia (pero menos) en la relación entre marcas y "celebrities" y que en todo caso está estrechamente emparentado con la confiabilidad.

Para llevar a cabo su informe los autores evaluaron características concretas de las “celebrities” (poniendo el acento en su confiabilidad, experiencia y atractivo) para poner a continuación bajo la lupa la actitud del consumidor hacia la marca, la credibilidad del anunciante y la intención de compra del consumidor.

A la hora de unir sus designios a los de un famoso concreto, las marcas deben tener en cuenta, sostienen los autores de la investigación, que una celebridad no es sinónimo automáticamente de marketing más exitoso.

De hecho, “una celebrity no contribuye necesariamente a dar brillo a la imagen de una marca. Y puede resultar arriesgado para algunas marcas asociarse a ciertos famosos. No en vano, las vidas de las celebridades modernas son públicas y absolutamente globales gracias a la proliferación de los social media”, advierten los autores de la investigación.

Te recomendamos

TAPTAP

ICEMD

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir