líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

4 razones por las que las marcas deben aprender a nadar en el océano de la empatía

AnunciantesAhora más que nunca las marcas deben zambullirse en el océano de la empatía

Por qué las marcas deben chapotear en las aguas de la empatía

4 razones por las que las marcas deben aprender a nadar en el océano de la empatía

Estas son las razones por las que las marcas deben más que nunca enarbolar la bandera de la empatía a fin de comprender adecuadamente los deseos, las necesidades y las motivaciones de sus clientes.

A menudo queda relegada a un segundo plano, pero la empatía es un ingrediente absolutamente vital para alumbrar campañas que se claven como un aguijón en el alma del consumidor y para dar forma a conexiones emocionales con la audiencia.

Definida por el psiquiatra austriaco Alfred Adler como ver con los ojos de otro, oír con los oídos de otro y sentir con el corazón de otro, la empatía ha echado siempre raíces muy profundas en la industria publicitaria, pero la pandemia le ha otorgado un rol aún más protagonista.

En un artículo para AdAge Paige Musto desgrana las razones por las que las marcas deben más que nunca ponerse en los zapatos del cliente a fin de comprender adecuadamente sus deseos, necesidades y motivaciones:

1. Los efectos de la pandemia no se han esfumado ni mucho menos

Puesto que la incertidumbre solapada a la pandemia amenaza con seguir siendo la norma durante un tiempo aún indefinido, las marcas deben pulsar de manera permanente el estado emocional de sus clientes y revestir de buenas dosis de empatía todas sus acciones de marketing y publicidad.

Sin la empatía a su vera las marcas lo tienen extraordinariamente complicado para ser percibidas realmente como «customer-centric».

Ahora más que nunca la empatía es vital para comprender las emociones y los comportamientos del consumidor y para engendrar productos y servicios que promueven la lealtad de marca.

No se trata de que la pandemia se abra paso en todas las campañas emprendidas por las marcas sino de comunicar a la audiencia que entiende sus emociones (a merced de una auténtica montaña rusa) en cada momento.

2. Los niveles de empatía que el consumidor exige a las marcas no paran de pegar el estirón

En la nueva era digital los consumidores son particularmente exigentes con las marcas, en las cuales depositan expectativas también mucho más elevadas. Por esta razón, si quieren que sus clientes les juren fidelidad (más o menos eterna), las marcas deben aprender a sintonizar con sus sentimientos y crear con ellos una conexión profundamente emocional.

No existe otra alternativa en un momento en el que el consumidor, además de exigente, hace gala de más impaciencia que nunca. Cada vez que Amazon entrega al cliente sus pedidos de manera tan diligente como eficaz o que el algoritmo de Instagram acierta haciéndole la recomendación adecuada, el consumidor da alas a sus expectativas (de naturaleza infinita).

En los tiempos que corren los consumidores recuerdan tanto las experiencias positivas como las experiencias negativas con especial intensidad. Y en este nuevo contexto las marcas deben exhibir extraordinarios niveles de empatía para comprender los motivos que colocan al cliente en uno u otro espectro.

3. La influencia del marketing está en la cresta de la ola

Desde que entrara en escena la pandemia el marketing ha ganado en protagonismo en el seno de las empresas como excepcional materia prima para dar forma a estrategias y comprender a la perfección al nuevo consumidor «digital-first».

La empatía ha acabado trocándose en el futuro de la experiencia. Y será esencial para revestir de elementos realmente diferenciadores a las marcas.

El marketing que tantísima relevancia ha ganado en el último año debe zambullirse no sólo en los datos para conocer mejor al cliente sino también en la empatía a fin de escuchar y observar de manera directa sus comportamientos.

Las marcas que a través de sus equipos de marketing se toman la molestia de extraer «insights» de sus clientes están mejor posicionadas para arrancar a la audiencia reacciones realmente positivas y emocionales con sus campañas.

4. La empatía hace que las marcas se hagan oír en medio del mundanal ruido

El consumidor está expuesto diariamente a miles de anuncios. ¿Cómo consiguen entonces las marcas destacar entre la multitud? La respuesta a esta pregunta pasa por los mensajes enraizados en un profundo y genuino conocimiento de las necesidades y las preocupaciones del cliente. Al fin y al cabo, la publicidad aderezada con empatía es la que mejor conecta con la audiencia.

La empatía es una oportunidad para que las marcas refuercen sus lazos con el consumidor y desarrollen también a nuevas relaciones desde cero.

 

Una gota es el símbolo del compromiso en este emotivo anuncio que premia la dedicaciónAnteriorSigueinteLos negacionistas del cambio climático se dan de bruces contra un muro en este spot

Contenido patrocinado