Anunciantes

Repunta la opinión de que es mejor comprar marcas de distribuidor

Repunta la opinión de que es mejor comprar marcas de distribuidorEl mes pasado, las perspectivas del consumo señalaban que la situación se había estancado. En noviembre ha avanzado hacia algo similar al empantanamiento. El Índice de Confianza del Consumidor de Millward Brown se sitúa en -34,6, uno de los puntos más bajos, al nivel de los que se tocaron en otoño de 2008 cuando la erupción de la crisis. Los consumidores españoles se sienten envueltos en una crisis nacional, para la que no entrevén salidas, ni fuerzas capaces de canalizar esfuerzos en una dirección, lo que se traduce en un repliegue de sus comportamientos por desconfianza ante el futuro. La sensación imperante es que el país se ha descolgado de las economías más avanzadas.

Como es natural, con este panorama cuando se pregunta a los consumidores sobre sus eventuales decisiones de compra domina la cautela. Se mantienen equilibradas las ideas de que este es un momento para mantener los niveles de consumo y de que deben reducirse. Igualmente, repunta la opinión de que es mejor comprar marcas de la distribución, disminuyendo otra vez la inclinación a comprar marcas fabricantes o a comparar entre marcas.

En suma, aumenta la tendencia a controlar los gastos domésticos, especialmente en pequeñas aficiones, coger el coche o en salidas de entretenimiento (al cine o al teatro). Además, se percibe un incremento paulatino del coste de las hipotecas o, al menos, del esfuerzo a realizar para pagarlas, en una tendencia detectada desde julio. En definitiva, están acentuándose los rasgos de la situación que se perfilaban desde junio:

– Los ciudadanos están estabilizando estilos de vida más austeros. Por tanto, reducen compras y el precio sigue siendo un factor clave en sus decisiones.
– Se mantiene la ruptura de la lealtad a las marcas como uno de los ejes fundamentales de las decisiones de consumo.
– Se sostiene conscientemente una tónica de control de gastos de los que se puede prescindir, especialmente los relacionados con el ocio o que pueden ser sustituidos o compensados por otros menores. El ajuste en los gastos se acentúa por la creciente percepción de esfuerzo en el pago de las hipotecas y de fragilidad en los puestos de trabajo.
– Aumenta la desconfianza a asumir compromisos a largo plazo, lo que repercute directamente en el recelo a hacer grandes compras.
– El espacio público se ha convertido en un sumidero de la confianza de los ciudadanos, que se sienten abandonados a sus propias fuerzas.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir