Anunciantes

La revolucionaria American Apparel, dispuesta a reconquistar a los millennials a base de patriotismo

american 300American Apparel es una de esas marcas que hacen historia. Sus siempre polémicas campañas caracterizadas por su provocación sexual han ocupado las primeras planas de los medios de comunicación y la convirtieron en su día en un símbolo de la libertad sexual siendo la primera que puso de moda los leggings y los tan populares crop tops.

Sin embargo, al contrario que al vino, el paso de los años no le hizo sino destrozar toda la reputación que hasta entonces había conseguido. Y es que sus publicidades, en numerosas ocasiones tildadas de machistas y sus escándalos sexuales relacionados con acoso, y comportamientos poco éticos dentro del ambiente laboral por parte de su presidente, terminaron por sumirla en la más profunda de las bancarrotas anunciada el octubre pasado.

Sin embargo, tras la destitución de su presidente, la nueva directiva, formada por 3 hombres y una mujer, ha decidido dar una segunda oportunidad a la marca, limpiar su reputación y volver a lanzarla al estrellato.

Con un presupuesto de alrededor de 500.000 dólares, a falta de aprobación, la marca intentará hacer borrón y cuenta nueva con el lanzamiento de una nueva campaña de marketing que pretende reestablecer la confianza de los consumidores.

“Este es el primer año que tenemos un verdadero presupuesto de marketing y recursos financieros para llevar a cabo una estrategia”, explicaba Cynthia Erland, senior VP de marketing.

Así, la acción se orienta a una vuelta a los orígenes estadounidenses con la iniciativa de crowdsourcing “Made in the USA” por la que se venderán productos y artículos de artesanos locales a través de la red y de sus 109 tiendas físicas en EEUU.

Así, los artesanos podrán enviar sus propuestas a la compañía y de todas las candidaturas, 30 de ellas serán las elegidas para hacer realidad el proyecto impulsado por la marca. Además, también se pretende lanzar una línea de camisetas premium que será promocionada por fotógrafos reconocidos, celebrities e influencers.

La estrategia incluye además, inversión en publicidad en medios impresos, display y un intenso plan en social media. De esta manera, la compañía pretende llevar a la marca, nacida en 1989, a un nuevo nivel tras obtener unas pérdidas de 19,4 millones de euros en su último trimestre consiguiendo el favor de los millennials pero sin cambiar el ADN revolucionario que un día la llevara a la gloria.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir