Anunciantes

Rovio: el imperio finlandés de los pájaros cabreados y los cerdos verdes

Están en todas partes. Los pájaros malhumorados y sus adversarios porcinos quieren ser famosos en todo el mundo, pero en ninguna otra parte disfrutan de la popularidad que tienen en su país de origen: Finlandia. En los quioscos y en los minibares de hoteles del país nórdico es posible encontrar patatas fritas y cuatro variedades de refrescos de la marca "Angry Birds". También las estanterías de Stockmann, el centro comercial más grande de Finlandia, están repletas de juguetes y golosinas de los "Angry Birds". A ello se une un parque de atracciones ubicado en la ciudad de Särkänniemi, a dos horas en coche de Tampere, que desde hace unos meses hace las delicias de los más fans de los pájaros y cerdos más famosos del planeta.

Los finlandeses están orgullosos del omnipresente juego para smartphones "Angry Birds", convertido ya en uno de los productos “made in Finland” más famoso de todo el mundo. Doce hombres trabajaban en Rovio, la “madre” de los “Angry Birds”, cuando vieron por primera vez la luz en diciembre de 2009. Hoy Rovio cuenta con una plantilla de 450 personas, de las que 400 trabajan en la sede central de la compañía en Espoo, una ciudad vecina a la capital Helsinki.

En la primavera de 2010, los “Angry Birds” se encaramaron a lo más alto de las listas de descargas de iOS en Gran Bretaña. Poco después, el culto por los “Angry Birds” llegaría a Estados Unidos y el resto del mundo. En vista del éxito en el sistema operativo iOS, Rovio se apresuró a lanzar versiones del juego también para Android y para PC.

Mil millones de descargas después, los “Angry Birds” son un fenómeno global, una marca de entretenimiento popular en todos los rincones del planeta y también una increíble máquina de hacer dinero. Desde hace tiempo, se viene especulado con una posible salida a bolsa de Rovio, que en 2011 facturó alrededor de 75 millones de euros y logró unos beneficios de 48 millones. Además, los ingresos de la compañía finlandesa ya no provienen únicamente de las tiendas de aplicaciones y del negocio de la publicidad en las versiones gratuitas del juego.

“El año pasado, el 30% de nuestros ingresos procedió de las licencias para productos físicos”, explica Ville Heijari, vicedirector del Departamento de Desarrollo de Marca de Rovio, en declaraciones a Spiegel. Los pájaros enfadados y los cerdos verdes de la compañía han dado el salto de las smartphones a las camisetas, las tazas, los juguetes, los cojines y los calcetines. Actualmente hay aproximadamente 15.000 productos de los “Angry Birds” fabricados por 400 empresas de todo el mundo. Dos docenas de trabajadores de Rovio se encargan exclusivamente del negocio de las licencias de los “Angry Birds” con otras compañías.

En las oficinas centrales de Rovio en Espoo y en su filial sueca en Estocolmo, inaugurada el pasado mes de agosto, los desarrolladores de la compañía trabajan fundamentalmente en nuevos niveles para el juego y en variaciones de la marca “Angry Birds”, como el juego “Bad Piggies”, en el que los cerdos roban el protagonismo a los pájaros. Las versiones de los “Angry Birds” para Xbox 360, Playstation 3 y Nintendo 3DS ni siquiera llevan la firma de Rovio y han sido creadas por desarrolladores externos de Helsinki y Oxford.

“Amazing Alex”, la primera nueva marca de Rovio desde los “Angry Birds”, no fue tampoco desarrollada por los fineses. Se trata de un juego comprado a terceros que Rovio se ha limitado a retocar y en el que se echan en falta los elementos innovadores. Y es que “Amazing Alex” apenas resiste la comparación con los “Angry Birds”.

Rovio es consciente de que reeditar el éxito de los “Angry Birds” es complicado, pero tampoco tiene planes concretos para lograrlo. La compañía finesa tiene otra estrategia. “Queremos ser una empresa de entretenimiento”, asegura Heijari. ¿Una especie de Disney “made in Finland”?

Los “Angry Birds” son el producto de estrella de los finlandeses, un producto que está respaldado por legiones de fans procedentes de todos los rincones de planeta, los suficientes para tener las arcas de la compañía repletas de ingresos. Quizás por ello el próximo producto de Rovio no es sino una vuelta de tuerca a los exitosos “Angry Birds”: la serie de dibujos animados “Angry Birds Toons”.

Los capítulos de la serie tendrán una duración de 3 minutos y se mostrarán dentro del propio juego. Sobre el modelo de negocio de su nuevo producto, Rovio da, eso sí, de momento la callada por respuesta.

De todos modos, la nueva serie de dibujos animados de Rovio promete dar muchas alegrías a la compañía, en primer lugar desde el punto de la recopilación de datos. Rovio podrá utilizar su nuevo producto para examinar detenidamente el comportamiento de los usuarios: cuántas veces ve el usuario cada capítulo y dónde lo para.

La empresa finesa es una compañía “hambrienta” de datos y ya se ha visto en el ojo el huracán en más de una ocasión por este motivo. Según The Wall Street Journal, los “Angry Birds” acceden a la ID y datos de geolocalización del usuario del teléfono móvil. Rovio se defiende de quienes critican su laxa política de seguridad asegurando que su intención es únicamente conocer mejor lo que quiere el usuario.

“Una marca debe ser un diálogo”, subraya Kalle Kaivola, director del Departamento de Desarrollo de Rovio. Y parece que la conversación iniciada hace dos años y medio por los “Angry Birds” y los usuarios tiene cuerda para rato.

Te recomendamos

FOA 2020

DMEXCO

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir