Anunciantes

Ryanair deja plantada y sin vacaciones a una pasajera que viajaba en silla de ruedas

Ryanair deja plantada y sin vacaciones a una pasajera que viajaba en silla de ruedasViajar en silla de ruedas a bordo de Ryanair se ha convertido en una misión casi imposible. Si hace poco salía a la luz la noticia (inevitablemente escandalosa) de que Niamh Herbert, un estudiante irlandesa que viajaba en silla de ruedas, había sido vetada en la puerta de embarque por la célebre aerolínea “low cost”, ahora llega a nuestros oídos otro incidente similar.

La protagonista es en este caso una pareja de la ciudad alemana de Overath. Los dos miembros de esta pareja tenían previsto viajar el pasado mes de febrero a Málaga. Sin embargo, finalmente tuvieron que quedarse en casa por culpa de Ryanair.

Britta Wittmacher, que está postrada en una silla de ruedas, y su esposo llegaron a tiempo al aeropuerto de Colonia/Bonn, pero se quedaron finalmente en tierra porque nadie acudió a recoger a la mujer.

“El personal del mostrador de Ryanair admitió varias veces que todo había sido un error por parte de la propia compañía aérea”, afirma Gerd Wittmacher en declaraciones a Die Welt.

En vista de que no podían volar desde el aeropuerto de Colonia/Bonn, los empleados de Ryanair ofrecieron otra alternativa a los Wittmacher y les propusieron desplazarse hasta el aeródromo de Weeze (a 140 kilómetros de distancia), donde había supuestamente plazas libres para un vuelo con destino a Málaga.

Ryanair deja plantada y sin vacaciones a una pasajera que viajaba en silla de ruedas

Los Wittmacher accedieron a viajar hasta el aeropuerto de Weeze, pero tampoco allí pudieron embarcar porque el avión con destino a Málaga estaba lleno.

En el aeropuerto, y después de que los Wittmacher se quedaran compuestos y sin vacaciones, el personal de Ryanair aseguró a la pareja que la aerolínea se haría cargo de los costes derivados del viaje cancelado.

No obstante, unos días después, la compañía aérea se puso de nuevo en contacto con la pareja para comunicarle que el error no era atribuible a Ryanair sino a la Cruz Roja, que era quien debería haberse encargado de recoger a Britta en el aeropuerto.

Y puesto que Ryanair no había sido responsable de la cancelación del viaje de los Wittmacher, ésta no podía asumir los gastos, según comunicó la aerolínea a la pareja.

“Ryanair lamenta los inconvenientes ocasionados”, señala, por su parte, Robin Kiely, portavoz de Ryanair. “El servicio para las personas que viajan en silla de ruedas es gestionado por parte de las autoridades aeroportuarias a través la Cruz Roja. Y lleva aparejado una serie de costes para las aerolíneas. El aeropuerto es el responsable último de este servicio así como de los problemas que de él pudieran derivarse”, recalca.

Afortunadamente la empresa de alquiler de automóviles y el hotel que los Wittmacher había contratado para su viaje a Málaga sí han accedido a devolver a la pareja una parte de los costes de sus vacaciones (desafortunadamente canceladas).

Ryanair es la mayor aerolínea por número de pasajeros de Europa. El año pasado volaron la friolera de 117 millones de pasajeros con la compañía aérea irlandesa.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir