Anunciantes

Ryanair quiere dejar de ser la "niña mala" de las aerolíneas: ¿lo conseguirá?

Personal que hace llorar a los pasajeros, aviones plagados de chinches y muchas averías. Esta ha sido la "leyenda negra" que ha acompañado a los últimos años a la aerolínea irlandesa de bajo coste Ryanair y a la que su deslenguado consejero delegado, Michael O'Leary, ha contribuido a intensificar con sus incendiarias y poco diplomáticas declaraciones.

Sin embargo, parece que O'Leary quiere cambiar de rumbo y en la última reunión de la junta general de accionista de la compañía ha apostado por dejar atrás la "cultura de brusquedad" que ha acompañado a Ryanair durante los últimos años.

Con vistas a ser más "amable" con sus clientes, Ryanair ha creado un nuevo equipo de atención del cliente para gestionar quejas y acaba de estrenar cuenta en Twitter.

Y no sólo eso. Ryanair trabaja en la actualidad en el resideño de su página web para hacer más fácil la reserva de billetes a los pasajeros y planea también el lanzamiento de una app móvil gratuita.

A todo ello se une que la aerolínea intentará ser menos estricta con los pasajeros que se suban a sus aviones con equipaje de más.

“Muchos elementos básicos de atención al cliente no cuestan en realidad demasiado dinero”, asegura O’Leary en declaraciones a BBC News.

En el repentino cambio de actitud de Ryanair podría haber influido un informe publicado recientemente por la organización británica de consumidores “Which?” en el que la compañía aérea resultó ser “farolillo rojo” en lo que a calidad de atención al cliente se refiere, con sólo un 54% de clientes satisfechos. Y también, cómo no, algo que preocupa todavía más a sus accionistas: el retroceso de unos beneficios que, quizás lastrados por sus “malos modales”, ya no vuelan tan alto como antes.

Te recomendamos

TAPTAP

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir