Anunciantes

Schweppes (y unos cuantos "maduritos") dan lecciones de historia a los millennials

schweppesTodos aquellos que hayan crecido en los 80 y principios de los 90 se relamerán probablemente de gusto con el agudo sentido del humor del que hace gala Schweppes en un spot que acaba de estrenar al otro lado del charco.

En el anuncio, que lleva la firma de la agencia argentina Del Campo Saatchi & Saatchi, un puñado de hombres y mujeres de aproximadamente 40 años de edad explica a una panda de atontolinados millennials (acostumbrados a la "vida fácil") cómo era vivir sin tener mil y una comodidades (tecnológicas) a su vera.

Estos hombres y mujeres recuerdan a la Generación del Milenio que en sus “tiempos mozos” debían esperar la friolera de 15 días para ver las fotos tomadas con sus cámaras (analógicas por supuesto), y que el equivalente a “descargar música” era esperar a que su canción favorita sonara en la radio y grabarla en un casete.

En la era predigital, relatan los “maduritos” del spot de Schweppes, bastaba mirar a los ojos al enamorado (o enamorada) para saber si su amor era o no correspondido, había varios teléfonos en las hogares y gracias a ellos los más pequeños de la casa podían escuchar a escondidas las conversaciones de sus mayores e internet (cuando irrumpió por fin en escena) sonaba como un violín desafinado.

Con este estiloso spot, filmado en blanco y negro y dirigido por Marcelo Burgos, Schweppes quiere subrayar que los “momentos duros” que tuvieron que padecer en su día los hijos de la era predigital (hoy cuarentañeros) son los que les proporcionaron el carácter y las habilidades necesarias para apreciar (de verdad) el sabor de sus refrescos.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir