Anunciantes

Reacciones a las declaraciones de Carles Puigdemont

Seat echará el cierre a la planta de Martorell si se convoca un referéndum para abandonar la UE

Seat echará el cierre a la planta de Martorell si se convoca un referéndum para abandonar la UE“Club de países decadentes y obsolescentes”. Con estas palabras definía el ex presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont la Unión Europea (UE).

Tras su huida a Bruselas después de la aplicación del artículo 155 por parte del Gobierno de Mariano Rajoy, ha dejado claro que los catalanes deberían decidir ahora si quieren o no pertenecer a la UE.

Con la vista puesta en las elecciones que se celebrarán el próximo 21 de diciembre para elegir al nuevo gobierno de Cataluña, Puigdemont continúa con su deriva independentista desde esa Europa que ahora tanto critica.

Unas declaraciones que, en sus palabras, se producen como consecuencia de las constantes afirmaciones por parte del Gobierno de España y las instituciones de la UE de que una Cataluña independiente quedaría inmediatamente fuera de la Unión Europea.

Una postura que ha llevado a muchos a ver en el horizonte el que ya han bautizado como “Calexit”. Una opción que Puigdemont parece no descartar del todo dentro de su hoja de ruta.

“Los que no lo descartan son los españoles y los europeos, porque no paran de decir que quedaremos fuera de la UE, pero quienes han de tomar esta decisión son los ciudadanos de Cataluña, como la deberían tomar libremente los otros ciudadanos de Europa”.

Unas afirmaciones que no hacen más que añadir más leña a un fuego bastante vívido. Algo que no conviene a una Cataluña que no atraviesa precisamente sus mejores momentos desde la celebración el pasado 1 de octubre del referéndum ilegal de independencia.

De acuerdo a los últimos datos revelados por el Colegio de Registradores Mercantiles de España, entre el 2 de octubre y el 24 de noviembre un total de 2.773 empresas han trasladado fuera de Cataluña sus sedes sociales.

A pesar de que la fuga reporta signos descendentes en las últimas semanas, declaraciones sobre la posibilidad de votar una posible salida de Cataluña de la Unión Europea no ayudan.

El mejor ejemplo lo encontramos en la respuesta de Seat a las declaraciones efectuadas por el ex presidente de la Generalitat.

Tal y como han informado fuentes solventes de la compañía al diario El Mundo, en el futurible caso de que un nuevo gobierno de Carles Puigdemont convocase un referéndum para abandonar la UE, la decisión del fabricante de automóviles sería un duro golpe para la economía catalana.

Ante ese posible escenario Seat ha dejado claro que no sólo trasladaría fuera de Cataluña su sede social, sino que cerraría todas las instalaciones con las que cuenta en la Comunidad Autónoma. Entre estas se incluye la planta ubicada en Martorell.

Una decisión que seguiría la línea expuesta en la carta enviada el pasado 24 de octubre a los empleados el presidente del comité ejecutivo de Seat, Luca de Meo:

“La estabilidad política, la seguridad jurídica y la permanencia en la Unión Europea son imprescindibles para asegurar la sostenibilidad económica y laboral de nuestra compañía y sus filiales, y para mantener la confianza de nuestros clientes y accionistas”.

La planta de Martorell ensambla más de 450.000 vehículos al año. Un dato que la sitúa como una de las fábricas más productivas del viejo continente dando trabajo a más de 10.000 personas.

Más del 80% de la producción de la planta se exporta a países de la Unión Europea por lo que, si Cataluña quedase fuera o simplemente se plantease un nuevo desafío soberanista para alcanzar este fin, Seat no dudaría en echar el cierre ante un futurible escenario de inseguridad jurídica y aranceles.

Y Seat es sólo uno de los muchos ejemplos. El tejido empresarial y la economía de Cataluña se enfrentarán el próximo 21 de diciembre a un nuevo día de incertidumbre. El desafío independentista continúa su avance con o sin artículo 155. Con o sin presencia en España desde el lejano Bruselas.

Ahora sólo queda esperar a que sean las urnas (legales en este caso) las que decidan los vientos que soplan para una Cataluña que tiene se está jugando su futuro.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir