Anunciantes

3 centros de trabajo de la multinacional ya son espacios eco-responsables

La sede de P&G en Madrid obtiene un reconocimiento por su compromiso medioambiental

La sede central de Procter&Gamble en España ha recibido el certificado "Cero Residuos a Vertederos" por su metodología pro-sostenibilidad.

P&G recibe certificación por el compromiso medioambiental de su sede en Madrid

La sede de Procter&Gamble ha recibido la certificación “Cero Residuos a Vertederos” por su metodología ecológica al instalar estaciones de reciclaje en sus oficinas y eliminar los plásticos de un solo uso. La distinción constata que el 100% de los residuos generados son reciclados, reutilizados o transformados y no acaban en vertederos. Este reconocimiento es otro paso en su plan por convertirse en una marca completamente comprometida con la sostenibilidad del planeta.

Hace tan solo dos años, P&G, fabricante de reconocidas marcas como Fairy, Ariel, Dodot o Gillette, tomó la decisión de sustituir progresivamente las papeleras individuales en sus oficinas por estaciones de reciclaje. Del mismo modo, se consensuó la eliminación de plásticos de un solo uso en la cafetería y se impartió una educación en conciencia medioambiental y reciclaje a toda la plantilla. De este modo, la sede central de la empresa en España, ubicada en Madrid, se suma a los centros de producción de Jijona y Mequinenza en su distinción como espacios de trabajo sostenibles.

Oficinas centrales de P&G

Elio Estévez, director de Sostenibilidad y Comunicación Científica de P&G en el Sur de Europa afirma: “es importante que nos concienciemos del impacto que tiene nuestra actividad. Nuestro objetivo es que ningún residuo vaya a parar a vertederos, queremos que el 100% se recicle, se reutilice o se transforme. Apostamos fuerte por la economía circular en todos los ámbitos posibles”.

Según Estévez, a nivel global, el 88% de los envases de P&G son ya reciclables y el 92% de sus plantas de producción ya reconvierten la totalidad de sus residuos.

El plan de Procter&Gamble para 2030 incluye el impulso de este modelo económico y las metas de un consumo más responsable. Su amplio alcance para con la sociedad como marca distinguida a nivel internacional (opera en aproximadamente 70 países) otorga a la empresa de una posición privilegiada a la hora de encauzar su compromiso eco hacia un impacto global real.

Te recomendamos

Enamorando

Newsletter

Atresmedia

A3Media

Compartir