Anunciantes

H&M echa el cierre a sus tiendas en Sudáfrica tras los ataques

La sombra del racismo acorrala a H&M, que cierra sus tiendas en Sudáfrica

H&MMás leña al fuego de la acalorada polémica generada por el supuesto racismo de una fotografía de H&M. Después de varios ataques perpetrados el pasado sábado contra la marca sueca en Sudáfrica, H&M se ha visto obligada a echar el cierre a todas sus tiendas en el país africano.

Los protestas de las que fue víctima H&M el pasado sábado partieron del grupo izquierdista Economic Freedom Fighters (EFF) y tuvieron lugar en la provincia de Gauteng, a la que pertenece Johannesburgo (la ciudad más grande y poblada de Sudáfrica).

En total fueron atacadas seis tiendas de la cadena escandinava. Y en una de ellas los oficiales de policía tuvieron incluso que utilizar pelotas de goma para dispersar a los manifestantes.

“El momento de las disculpas por el racismo ha pasado”, explica Mbuyiseni Ndlozi, portavoz de EFF. “Debe haber consecuencias por el racismo y punto”, recalca.

“H&M es una tienda racista”, apostilla Benjamin Disoloane, presidente de EFF, en declaraciones a News24.

El origen de la controversia ha sido una fotografía (publicada inicialmente en la web británica de la tienda online de H&M y posteriormente retirada) en el aparecía un niño de color ataviado con una sudadera en la que podía leerse la siguiente leyenda: “Coolest Monkey In The Jungle” (El mono más guay de la selva).

Fueron mucho los que, tras ver la foto de marras, acusaron a H&M de difundir estereotipos racistas. Uno de ellos fue el cantante canadiense The Weeknd, que llegó incluso a rescindir su contrato de colaboración con la firma sueca.

Ante la ira generada en la red de redes por la imagen, la compañía tuvo que salir a la palestra, disculparse públicamente por lo sucedido y retirar la fotografía y la prenda en ella promocionada.

H&M quiso subrayar el pasado sábado que el racismo y los prejuicios, ya sean intencionados o no intencionados, son totalmente inaceptables.

En las manifestaciones de este fin de semana en Sudáfrica no habrían resultado heridos ni clientes ni trabajadores, ha señalado H&M en un comunicado. Aun así, y puesto que la seguridad de sus clientes y sus empleados es para la firma sueca lo más importante, ha decidido cerrar temporalmente todos sus puntos de venta en Sudáfrica.

Durante las protestas, y tal y como confirmó la policía a través de Twitter, habrían sido robados varios objetos. En un vídeo de la cadena de noticias eNCA pueden verse, de hecho, maniquíes y soportes derribados, espejos rotos y prendas desparramadas por el suelo.

H&M no es la primera firma de moda que se sitúa en el ojo del huracán por sus campañas publicitarias (teñidas de polémica).

Hace unos años Benetton fue objeto también de encendidas críticas por utilizar en un anuncio la ropa manchada de sangre del soldado croata Marinko Gagro, que fue asesinado durante la guerra de los Balcanes.

Y en 2007 la firma Nolita convirtió en protagonista de una de sus campañas a la modelo y actriz francesa Isabelle Caro que, retratada completamente desnuda, estaba por aquel entonces enferma de anorexia.

Aunque pueden resultar perjudiciales a priori para las marcas, este tipo de campañas tratan de atrapar (como sea) la atención del espectador. Al fin y al cabo, la moneda por la que se rigen actualmente los mercados no es el euro ni el dólar, es la atención. Ya lo decía el bueno de Oscar Wilde allá por el lejano siglo XIX: “Que hablen mal de uno es espantoso, pero hay algo peor, que no hablen”.

Te recomendamos

TAPTAP

ICEMD

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir