Anunciantes

¿Son realmente Disney y Playboy como la noche y el día? Sus estrategias de branding dicen lo contrario

disneyplayboy¿Qué tiene que ver Disney con Playboy? A priori una marca tan ligada al universo infantil como Disney poco o nada tiene que ver con ese mito del erotismo que representa Playboy. Sin embargo, si profundizamos un poco más en la historia de ambas marcas, encontramos múltiples puntos en común entre una y otra, sobre todo desde el punto de vista del branding. Entrepeneur recoge a continuación las estrategias de branding que comparten dos marcas tan aparentemente opuestas como Disney y Playboy:

1. La creación de un mundo propio
“El lugar más feliz sobre la Tierra”. Así definió en su día Walt Disney el que sería el epítome de su obra: Disneylandia. Pero lo cierto es que esta misma frase hubiera podido ser acuñada también por Hugh Hefner, el fundador de Playboy, para describir su famosa Mansión de Playboy. Tanto Disney como Playboy se les han ingeniado para crear mundos absolutamente propios en los que todo parece posible: desde codearse con dibujos animados a estar rodeado de bellas y exuberantes mujeres las 24 horas del día.

2. La promoción de una filosofía propia
Hefner sentó en su día las bases de lo que él denominó “filosofía de Playboy”, una filosofía caracterizada por su lucha contra la censura y su apoyo a la libertad sexual, los derechos civiles y el feminismo en su vertiente más moderna. También Disney logró construir en torno a su marca toda una filosofía, una filosofía basada en la felicidad de los más pequeños, la nostalgia de los mayores, los sueños, la esperanza y la inspiración.

3. La creación de personalidades en torno a sus marcas
Walt Disney fue para el gran público un rostro tan popular como el celebérrimo Mickey Mouse nacido del lápiz del fundador de Disney. A Walt Disney era habitual verle en la televisión y escucharle en la radio poniendo rostro y voz a la marca que él mismo fundó. De manera similar, Hugh Hefner ha sido y sigue siendo el rostro más reconocible de la marca Playboy.

4. La construcción de lugares “mágicos”
En los parques temáticos que Disney tiene repartidos por el mundo el epicentro es siempre el castillo de Cenicienta. Éste es el lugar en el que más “magia” hay por metro cuadrado en los parques temáticos de Disney. En Playboy, el equivalente al castillo de Cenicienta de Disneylandia es la gruta de la Mansión Playboy en la que Hefner retoza tan a menudo con sus “conejitas”. Tanto el castillo de Cenicienta como la gruta de la Mansión Playboy tienen en común que son lugares rodeados de mística y fantasía.

5. El poder del merchandising como vehículo de promoción
Disney se inició en el rentable universo del merchandising con un reloj de Mickey Mouse y desde entonces no ha parado. Los personajes salidos de la factoría Disney están presentes en millones de productos en todos los rincones del planeta. Tampoco le ha ido al mal al icónico conejito de Playboy, que se cuela, día sí y día no, en ropa, colonias y hasta en obras de arte.

6. El imperio mediático construido en torno a ambas marcas
Disney se inició en el mundo de la televisión mediante una alianza con ABC. En la actualidad, la compañía es dueña de esta cadena, del canal deportivo ESPN, de varias cadenas de televisión por cable y de diferentes emisoras de radio. Por su parte, Playboy nació como una revista de papel, pero pronto daría el salto a la televisión e incluso al cine con la película The House Bunny (2008).

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir