Anunciantes

Ser sostenible o morir: el

¿Sostenibilidad o bancarrota?: el dilema (mortal) que trae de cabeza a los retailers

Inscritos en una sociedad cada vez más preocupada por el medio ambiente los retailers no pueden ignorar por más tiempo la sostenibilidad (a menos que quieran morir más pronto que tarde).

retailersLos cambios a los que se enfrenta actualmente la sociedad, poseída por el espíritu del activismo medioambiental, han acabado por remover también los cimientos de la industria de la moda. Que Forever21, la célebre cadena de "fast fashion", haya quebrado es síntoma más que evidente de que la moda no puede permitirse ya el lujo de hacer oídos sordos a la sostenibilidad, cuyos valores se han grabado a fuego en la sociedad.

El concepto de "fast fashion" es equivalente a colecciones baratas, prácticamente de usar y tirar y con el foco puesto en los más jóvenes. Forever21 enarboló durante años la bandera del "fast fashion", se negó a poner ojitos a la sostenibilidad y su bancarrota echa raíces en buena parte en su negativa a escuchar el "zeitgeist" de una sociedad cada vez más preocupada por el medio ambiente.

La ropa de naturaleza sostenible y fabricada con materiales reciclados es cada vez más demandada. Forever21 cerró los ojos a la demanda de este tipo de ropa y se hundió en la bancarrota por culpa de su ceguera a una tendencia que estaba gestándose frente a sus ojos (y que no pudo o no quiso ver).

En un contexto como el actual los retailers están obligados a contemplar con ojos críticos sus propios productos. No les queda otra si tenemos en cuenta que los consumidores, en particular los más jóvenes, colman a los retailers (peleados a menudo con la sostenibilidad) con miradas preñadas de escepticismo.

Los retailers que ignoran de la sostenibilidad, condenados a arder en el infierno

Si los retailers no se toman en serio la creciente preocupación del consumidor por su huella medioambiental, corren el riesgo de ser víctimas del boicot de aquellos que en último término van a llenar sus arcas.

Para enfrentarse con garantías a los desafíos emanados del galopante ecologismo del consumidor (inevitable en un mundo abocado a irse al garete por culpa del cambio climático) los retailers no deben limitarse simplemente a hacer más sostenibles sus procesos. Deben agasajar también al consumidor con productos respetuosos con el medio ambiente. En el caso de la industria de la moda lo menos que puede hacer un retailer adscrito a este ramo de actividad es lanzar al menos una colección de naturaleza ecológica.

De todos modos, no basta con lanzar líneas de productos sostenibles. Los retailers deben poner también toda la carne en al asador a la hora de promocionar tales productos (dentro y fuera de sus puntos de venta). ¿El objetivo? Hacer posible la transición hacia un nuevo modelo de negocio que pivote en torno a la sostenibilidad y que aun así siga siendo rentable.

La celeridad con la que los retailers deben acometer su transformación sostenible la marcan, por otra parte, sus propios clientes. Cuanto mayor sea la proporción de clientes preocupados por el medio ambiente que una marca tiene a su vera, más rauda y veloz debe ser lógicamente ésta a la hora de enfrentarse a los cambios (so pena de perecer).

Te recomendamos

PREMIOS EFICACIA

Enamorando

Yoigo

Podcast

Atres

Compartir