Anunciantes

SOY MI LOGOTIPO

Se tiende a comentar la importancia del logo en la percepción que los consumidores tienen de las marcas. Pero, ¿Cómo es el diseño corporativo en España? A esta pregunta ha intentado responder Juli Capella, autor de Made in Spain. 101 iconos del diseño español. El arquitecto hace un recorrido por las insignias más emblemáticas de las empresas españolas con más reconocimiento.

A lo largo del paseo histórico se puede conocer la idea de diseño que los españoles tenían en la España de la transición y las ansias de apertura de posteriores. Expansión recoge las palabras de Capella sobre esta primera etapa: “El diseño español era colorista, entrañable y con un punto folclórico”. Por ello, algunas empresas se decantaron por servicios de agencias extranjeras. La más cotizada fue Landor Associates, responsable de la imagen corporativa de Coca-Cola, Marlboro o General Electric. El Santander fue uno de los afortunados en ponerse en sus manos.

Conforme ha ido pasando el tiempo los diseñadores españoles han ido alcanzando un prestigio que hoy día les sitúa en plena vanguardia. Óscar Mariné es uno de los que se encuentran a la cabeza. “Si hay un momento en el que las empresas tengan que distinguirse unas de otras es el actual. En tiempos de crisis, hay que pensar en superarse, en vender; y la imagen de una empresa, que es su tarjeta de presentación, es esencial”, aseguró Mariné, encargado de la renovación de la facha del Festival de San Sebastián y de la imagen del Matadero de Madrid, a Expansión.

Otros de los imprescindibles de la lista son Alberto Corazón, José María Cruz Novillo, encargado de los logotipos de El Mundo y del nuevo look de los buzones de correos, Roberto Turégano quien ha elaborado la imagen de la Fundación Caja Madrid o Enric Santué, autor del logotipo del Instituto Cervantes.

Además, de la perspectiva histórica, Capella aporta directrices para que el diseño de los logotipos apueste por la eficacia. Para ello pone ejemplos de cómo la idea más sencilla suele ser la más triunfadora. Las letras curvadas con su clásico triángulo, de El Corte inglés representan el paradigma. Con escasas modificaciones desde que un equipo de publicistas de la empresa, bajo la supervisión de Joaquín Torres, lo creasen allá por los sesenta, hoy día no existe español que no lo reconozca.

Otro logo que sigue este modelo es el de Zara, bicolor y con líneas depuradas también goza de mucha popularidad. Pero también hay quien se mostró algo más osado, como La Caixa con la estrella que la caracteriza, realizada por Miró. O Repsol YPF jugándosela con colores más arriesgados como el amarillo o el naranja. Disparidad de formatos que otorga a las marcas personalidad propia.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir