Anunciantes

Estas son las tendencias de consumo

Tendencias en el consumo actual

Una manera de reconocer las tendencias de consumo es observar los cambios experimentados en el comportamiento del consumidor, conociendo así sus necesidades. Es importante reconocer y entender esos comportamientos que determinarán la compra y el consumo, y por tanto poder saber así si un determinado producto o servicio, con unas determinadas características, tendrá éxito en ese entorno.

La compra y el consumo de productos es una manifestación del comportamiento del individuo, directamente determinado por sus actitudes. Éstas, a su vez, vienen definidas por sus valores.

Los valores hacen referencia a las opiniones de las personas sobre conceptos como tradición, religión, familia, u otros aspectos importantes de la vida. Suelen estar fuertemente arraigados, y experimentan escasos cambios.

Estos valores dirigen y conforman las actitudes, lo que la gente piensa sobre determinadas situaciones, productos o marcas. Las actitudes tienen impacto en los comportamientos, por ejemplo en las intenciones de compra, en la frecuencia de consumo o en la repetición de la compra. Son dinámicas, y experimentan cambios de forma más rápida que los valores.

Pero en el comportamiento del consumidor también tienen influencia los aspectos demográficos. De hecho, las primeras cuatro tendencias que veremos a continuación están estrechamente vinculadas a estos factores. Pero se trata, sin embargo, de variables demográficas que han venido haciéndose cada vez más complejas, y que han derivado en lo que actualmente se llaman factores psicográficos, que permiten segmentar al público por lo que piensan y por lo que hacen. Esa complejidad sociodemográfica significa que actitudes y comportamientos comunes serán compartidos por una variedad de grupos sociales diferentes, en distintos contextos. Así individuos que tengan la misma edad, género y clase social, pueden actuar y pensar de formas totalmente diferentes. Y también entran en juego los estilos de vida, que reflejan las actividades diarias y los modos de vida. A pesar de que existen numerosas maneras de describir estos rasgos, el comportamiento de consumo es la actividad que mejor los refleja.

Teniendo estos aspectos en cuenta, en el ámbito de los productos de consumo surgen "tendencias". La relación entre valores, actitudes y comportamientos, junto con los estilos de vida de un determinado momento, marcan una serie de tendencias globales actuales en torno al consumo:

1. La segmentación meramente sociodemográfica ha quedado obsoleta. Cuatro factores tradicionalmente simples se han convertido en algo de mayor complejidad:

- EDAD. No se trata de un aspecto físico, sino de una identidad. Nos encontramos con niños que se comportan como jóvenes, a adultos que actúan como jóvenes, y a seniors que gozan de una segunda juventud.

- GÉNERO. Las diferencias entre hombres y mujeres cada vez son más débiles. Los hombres llevan a cabo comportamientos que años atrás sólo se pensaban aptas para mujeres, y el término "metrosexual" alude a un comportamiento actual y vigente.

- ESTRUCTURA FAMILIAR. La estructura familiar tradicional ha derivado en múltiples opciones por las que puede optar un individuo. Parejas de hecho, no tener hijos, o tenerlos sin necesidad de una pareja, son aspectos sociales actualmente reconocibles.

- INGRESOS. La correspondencia mayores ingresos, compras de productos de lujo, ya no es directamente proporcional. Los grupos de ingresos más altos han optado por tendencias "anti-lujo": simplicidad, comodidad, gastar en bienestar y deporte… Por otro lado, grupos de menores ingresos, aspiran y se permiten compras de más alto rango.

2. El estilo de vida actual ha empujado al consumidor a buscar Comodidad, a cuidar su Salud y a no renunciar al Placer.

- COMODIDAD. La falta de tiempo es uno de los factores principales que describen el modo de vida actual. La cocina, la limpieza de la casa o hacer la compra se consideran cosas secundarias a las que hay que dedicar el menor tiempo posible. Cualquier solución en este sentido es muy bien acogida por parte del consumidor ("on the go").

- SALUD. Existe un interés notable en el cuidado personal (salud mental, salud física y belleza). Hay una preocupación por el problema del sobrepeso, y los productos sanos, orgánicos y naturales se imponen con fuerza.

- PLACER. Pero no se renuncia a las nuevas experiencias, a nuevas sensaciones. Comida exótica, entornos agradables, sabores nuevos…

3. Y también cobran importancia nuevos valores o concepciones vitales.

- INDIVIDUALISMO. Se busca ser uno mismo, se reconocido por las necesidades propias e individuales, no necesidades globales de un grupo o de un mercado masivo. El consumidor busca que se le identifique como individuo, con gustos y preferencias particulares.

- HOGAR. El consumidor da importancia a su hogar, a su familia. Demandan seguridad, simplicidad y en definitiva confort, para él mismo y para los suyos. Los ratos de placer y distensión cada vez se disfrutan más en ese espacio propio.

- CONEXIÓN. Es creciente la importancia que muchas personas dan a establecer relaciones ricas con los demás, que se convierten en auténticas experiencias vitales. Los productos y marcas muchas veces son el punto de unión, creando auténticas "comunidades" en torno a su uso y disfrute.

Estas 10 tendencias han de tenerse en cuenta a la hora de realizar actividades de marketing y comunicación. Mensajes que el individuo sienta personalizados y que reflejen sus intereses.

Nota de prensa

 

Te recomendamos

TAPTAP

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir