Anunciantes

Tim Cook se "camela" a los senadores estadounidenses y afirma que Apple no evade impuestos

Tim Cook se "camela" a los senadores estadounidenses y afirma que Apple no evade impuestosTim Cook lidiaba ayer un “toro” muy bravo y, sin embargo, consiguía salir airoso del trance. El consejero delegado de la empresa de la manzana comparecía ayer ante el Senado de Estados Unidos después de que la cámara alta acusara a Apple de evadir impuestos.

Uno de los senadores a los enfrentaba ayer Tim Cook era el ex candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos John McCain. Un John McCain que esperaba ansioso tener frente a frente a Tim Cook para formularle esta pregunta: “¿Por qué tengo que actualizar constantemente las apps en mi iPhone?”.

Cuando McCain le formulaba ayer esta pregunta a Cook, la sala de sesiones 106 de Senado de Estados Unidos estallaba en carcajadas. Lógicamente lo que llevaba ayer a Tim Cook a comparecer en la cámara alta estadounidense poco tenía que ver con los problemas de McCain con su iPhone.

El motivo era otro, uno que no se prestaba tanto a la risa. Cook comparecía ayer ante los senadores estadounidense para defenderse de un informe confeccionado por ellos mismos en el que acusaban a Apple de utilizar “trucos” fiscales para evadir impuestos. Aun así, Cook, al que muchos le echan en cara la falta de carisma del difunto Steve Jobs, desplegaba ayer todos sus encantos ante los senadores estadounidenses y conseguía metérselos en el bolsillo, también a los más críticos.

Cook lograba convertir ayer su comparecencia ante el Senado en un acto de parafernalia publicitaria pura y dura. De sus labios salían constantemente todos los éxitos que Apple ha conseguido cosechar en sus 37 años de historia: el iPhone, el iPad, el iPod, el Mac. “Estamos orgullosos de ser una empresa americana”, decía Cook, en que apelaba también en su discurso al patriotismo. “Tenemos una única misión: fabricar los mejores productos del mundo”, añadía.

Los senadores, incluso los “huesos más duros de roer”, quedaban pronto hechizados ante las palabras de Cook y no podían ni querían ocultarlo. “Me encanta Apple”, aseguraba, por ejemplo, la senadora demócrata Claire McCaskill. “Soy Apple”, añadía. Su colega, la republicana Kelly Ayotte, saludaba a Cook de la siguiente forma: “Encantada de conocerle, tengo un iPad”.

Tim Cook apostaba ayer en su declaración ante los senadores por un tono claro y pausado. De hecho, parecía estar dirigiéndose a niños pequeños y no a senadores hechos y derechos. Sólo en Estados Unidos, insistía Cook, Apple ha creado cientos de miles de puestos de trabajo, ha invertido este año 100 millones de dólares y ha pagado siempre de manera aplicada y puntual sus impuestos. En 2012 la compañía de Cupertino pagó 6.000 millones de dólares en impuestos, subrayaba Cook.

Pese a la contundencia de los datos contenidos en el informe que llevaba ayer a Cook al senado estadounidense, tales datos perdían de repente toda su fuerza cuando el consejero de la compañía de la manzana se enfrentaba cara a cara a sus “acusadores”.

De todos modos, no todos los senadores caían ayer bajo el hechizo de las bonitas palabras de Cook. Fue el caso del senador demócrata Carl Levin y de sus colegas Peter Oppenheimer y Phillip Bullock. Levin, Oppenheimer y Bullock echaron en cara a Cook que Apple utilizaba Irlanda como “paraíso fiscal” y que la empresa de la manzana practicaba la “alquimia” fiscal.

Durante los últimos cinco años Apple habría evitatado pagar los impuestos de 74.000 millones de dólares en ganancias a través de sus tres empresas subsidiarias en Irlanda. ¿Es justo que una gran empresa como Apple se valga de estos “trucos” fiscales? “No soy injusto”, contestaba Cook. “Pagamos todos los impuestos dólar a dólar”, sentenciaba. “No utilizamos trucos fiscales”, añadía. “No tenemos un búnker de dinero en metálico en ninguna isla caribeña”, decía. Irlanda es una isla, sí, pero poco tiene de caribeña.

¿La conclusión? Que Apple no evade impuestos y que no viola ninguna ley. “Lamentablemente el derecho fiscal no va al mismo ritmo que el mundo digital”, aseguraba Cook. “Nuestra recomendación es que el derecho fiscal se simplifique”, demandaba el consejero delegado de Apple.

Y tras esta acendrada defensa de su inocencia y la de su empresa, con todos los senadores ya en el bolsillo, Cook decidía rematar su discurso con más “autobombo”. Los clientes de Apple “no pueden imaginarse” sus vidas sin nuestros productos, aseguraba. Entre esos clientes que no pueden imaginar sus vidas sin Apple hay, de hecho, muchos senadores estadounidenses. Es el caso del republicano Rand Paul que, sin ningún rubor, pronunciaba ayer ante Cook y sus colegas la siguiente y contundente frase: “Si castigas a Apple, te castigas a ti mismo. Somos Apple”.

Incluso McCain, que antes de la comparecencia de Cook, tildaba a Apple de la “mayor evasora de impuestos”, terminaba arrodillándose ante el consejero delegado de la compañía de Cupertino. “Sr. Cook, quiero felicitarle por su éxito y el de Apple. Ha conseguido cambiar el mundo”. El mundo y ahora también el Senado de Estados Unidos, habría que añadir.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir