Anunciantes

Todo lo que debe hacer (y lo que no) para poner nombre a su marca y gritar ¡eureka!

Todo lo que debe hacer (y lo que no) para poner nombre a su marca y gritar ¡eureka!El nombre de una marca es absolutamente crucial en muchos sentidos. Y sirve no sólo para echar anclas en la memoria del consumidor sino también para “camelarse” a Google y a su todopoderoso buscador.

Teniendo en cuenta que en la nueva era digital el consumidor tiene memoria de pez (y tiene una facilidad pasmosa para olvidar toda la información que se abre paso en su cerebro), es vital que las marcas que se aprovisionen de nombres cortos, sencillos y 100% libres de malentendidos.

Si está inmerso en la creación de un nuevo negocio y desea bautizarlo con un nombre con “gancho”, le recomendamos seguir las recomendaciones que disecciona a continuación esta infografía de Business Backer:

1. Escoja un nombre simple y breve. Los nombres largos y complejos son más difíciles de recordar.

2. No incluya nombres de lugares (a menos que desee que su marca está limitada a un área geográfica concreta).

3. Encuentre la historia que hay agazapada detrás del nombre de su marcas Pertrechada de una historia, su marca tendrá más carácter.

4. No escoja nombres que dan al consumidor una primera impresión equivocada. Recuerde que el nombre es lo primero que verán sus potenciales clientes y por eso debe transmitir adecuadamente los valores y el propósito de la marca.

5. Pruebe a decir en voz alta el nombre de su marca. Si detecta dificultades en su pronunciación, quizás debería desecharlo.

6. No se obsesione con las palabras clave. Tenga en cuenta que los algoritmos de Google son tremendamente caprichosos y evolucionan de manera constante.

7. Tómese la molestia de buscar lo que significa el nombre de su marca en otros idiomas. Si su marca pretende expandirse en el futuro fuera de su lugar de origen, es conveniente que tenga en cuenta este tipo de consideraciones.

8. No utilice su nombre de pila y sus apellidos si el negocio que tiene entre manos es una aventura empresarial arriesgada. Si finalmente el negocio naufraga, es probable que no quiera ver asociado su nombre a un fracaso.

9. Pruebe las bondades (o las maldades) del nombre elegido con otras personas. Es importante no sólo cómo suena el nombre escogido a sus propios oídos sino también a los de otras personas. Amazon, por ejemplo, nació inicialmente como Cadabra, pero cambió de nombre después de constatar su similitud con la palabra inglesa “cadaver”.

10. No descarte los nombres abstractos. Los fundadores de Google se inspiraron, por ejemplo, para bautizar a su “criatura” en el término matemático “googol”, que significa 10 elevado a 100.

11. Compruebe cómo queda el nombre de su marca junto con los nombres de otras empresas del mismo ramo. Si el nombre escogido es demasiado similar al de otras empresas, no calará hondo entre los consumidores. Y si es demasiado diferente, la gente podría tener dificultades para dilucidar la verdadera actividad de su compañía.

12. No escoja un nombre que no le gusta. Si su instinto le dice que el nombre no es el adecuado (aunque los demás intenten convencerle de todo lo contrario), hágale caso. Al fin y al cabo, tendrá que lidiar (con un poco de suerte) con ese nombre durante muchos años.

Todo lo que debe hacer (y lo que no) para poner nombre a su marca y gritar ¡eureka!

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir