Anunciantes

Tras hacer un canto al egoísmo el año pasado, Harvey Nichols nos incita esta Navidad al chantaje

Harvey NicholsLas pasadas Navidades Harvey Nichols se las ingenió para acaparar todas las miradas con su celebrada campaña “Sorry I Spent It On Myself”, en la que los grandes almacenes británicos hacían un canto a un sentimiento tan poco navideño como el egoísmo.

En vista del éxito de “Sorry I Spent It On Myself”, Harvey Nichols ha decidido seguir explotando el lado más rastrero del ser humano en su nueva campaña navideña, “Could I Be Any Clearer?”, en la que nos incita a extorsionar a nuestros amigos y familiares para asegurarnos de recibir el regalo navideño perfecto.

La protagonista de la nueva campaña navideña de Harvey Nichols es una joven que, harta de que su tía le haga regalos horrorosos todas las Navidades, decide echar mano de una tarjeta en la que sugiere a su familiar de una manera muy poco sutil el obsequio navideño perfecto. La tarjeta, en la que la joven describe con todo lujo de detalles su regalo navideño perfecto a su tía, no causa, eso sí, muy buena impresión en su querida pariente, que no puede evitar sentirse de alguna manera “chantajeada” por su sobrina.

Como “Sorry I Spent It On Myself”, “Could I Be Any Clearer?” es una campaña controvertida y cargada de “mala leche” con la que Harvey Nichols pretende plantar cara al “buenismo” imperante en la publicidad durante esta época del año y dar de paso mucho que hablar en las redes sociales.

Pese a su deliberado carácter ruin o quizás gracias precisamente a su ruindad, “Sorry I Spent It On Myself” se convirtió en una las grandes triunfadoras de la última edición de Cannes Lions.

La agencia londinense Adam & Eve, que también firmó el año pasado la exitosa campaña “Sorry I Spent It On Myself”, pone también su particular y cínico sello a “Could I Be Any Clearer?”.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir